cadizcentro.net

26/4/2012

Las asociaciones vecinales suspenden talleres y servicios por la falta de fondos

Inicio > — josegalindo @ 8:32 am :: 4748

La penuria de los colectivos vecinales gaditanos se hace ya crónica. Hace meses, incluso años, que estas asociaciones que prestan un servicio fundamental en sus barrios, una atención cercana que abarca aspectos que, en muchos casos, no pueden alcanzar las administraciones públicas, no tienen un duro.

El presidente de la Federación Vecinal 5 de Abril, Gonzalo Pando, comenta que la situación de los colectivos es «desesperada». Las arcas de las asociaciones están bajo mínimos. Los pagos de cuotas de los socios han disminuido drásticamente por la crisis económica. «Los socios no tienen dinero. Si en casi todos nuestros barrios hay muchísima gente en paro, cómo les vamos a pedir que paguen las cuotas», dice.

Por otro lado, una cuestión que ha hecho estragos en los colectivos es que el Ayuntamiento ha dejado de darle sus subvenciones anuales. De las de 2010 solo se han pagado el 35%, mientras que las convocatorias de 2011 y 2012 ni siquiera han salido. Todo esto ha llevado a muchas asociaciones a tener que suspender talleres y actividades, a cortar líneas de teléfono e internet, a que los miembros de las juntas directivas tengan que limpiar ellos mismos las sedes. Y eso por no hablar de las fiestas, que en la mayoría de los casos ya ni se plantean.

A pesar de todo, los colectivos han decidido «seguir luchando. Lo único que pedimos a estas alturas es que nos ayuden con el mantenimiento de los locales», dice Pando.

Los presidentes de todas las asociaciones consultadas por LA VOZ coinciden con este discurso. El presidente de la AVV Campo de la Aviación de Loreto, José Aragón, asegura que se han visto obligados a suspender numerosas actividades por no tener dinero para sacarlas adelante. La decisión más dolorosa en este sentido ha sido la de dejar de prestar el servicio de sacar a la calle a las personas dependientes que no pueden bajar de sus pisos por no tener ascensor en el bloque. No hay manera de pagar a la empresa que se encargaba de ello.

En Puntales, Pilar García cuenta que «hay muchos proyectos atados de pies y manos». Uno de las actividades que están en el aire es la tradicional Fiesta de los Cañonazos, que, de hacerse este año, se verá muy recortada. La presidenta de la AVV del Mentidero, Almudena Ortega, explica que, después de tres años sin recibir ayudas oficiales han optado por buscar financiación con entidades privadas para cada actividad concreta, aparte de encargarse ella misma de la limpieza de su local. En la Asociación de Vecinos Rafael Alberti se mantienen las clases de apoyo para estudiantes del barrio gracias a que los propios usuarios están pagando a los monitores.

Por último, una dirigente histórica, Lucía Núñez, de San Juan, coincide en que la falta de ayudas está limitando la capacidad de acción de los colectivos. Aboga porque, «aunque sea tarde, este año se vuelvan a convocar las subvenciones», y destaca que las actividades se mantienen gracias a los voluntarios, con los que «ni siquiera se puede tener un detalle». De todas formas, asegura que las asociaciones podrán seguir adelante «dependiendo de al buena voluntad de cada una».

Publicado por Antonio M. de la Vega (La Voz)




RSS 2.0         Identificarse