cadizcentro.net

10/10/2011

Las asociaciones de vecinos, con el agua al cuello ante el retraso de las subvenciones

Inicio > — josegalindo @ 8:08 am :: 4707

Primero fueron las fiestas, luego las excursiones y por último los talleres. Las asociaciones de vecinos gaditanas están con el agua al cuello y ya hay algunas que se plantean muy seriamente poner fin a más de una veintena de años de lucha vecinal.

El retraso de las subvenciones municipales prometidas para 2010 acumula un retraso de un año y las juntas directivas se están viendo obligadas a reducir las actividades al mínimo e incluso a poner dinero de su propio bolsillo. De los 184.000 euros presupuestados por el Ayuntamiento en el ejercicio de 2010 para el movimiento vecinal solo ha llegado el 30% del apartado de mantenimiento de los locales, una cantidad que oscila entre los 1.000 y los 1.300 euros para todo el año en función de cada asociación, según explicó Gonzalo Pando, presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos 5 abril que agrupa a 20 de las 33 asociaciones que hay en la capital. «Es cierto que muchos de estos colectivos están en locales municipales y se les paga la luz y el agua» pero las asociaciones tienen otras funciones además de «estar solamente en el local» y para ello hace falta dinero.

La situación se vuelve más crítica en función del barrio en el que trabaje la asociación. En Bahía Gaditana, situada en la barriada de la Paz, han recibido sólo 1.600 de los 4.000 euros prometidos. «Estamos prescindiendo de todos los gastos, de la limpieza que la estamos haciendo los propios socios, de las fotocopias, de la alarma de seguridad e incluso del papel higiénico. Pero llega un momento en el que no podemos reducir más», cuenta su presidenta Manuela Molina.

No sólo no llega el dinero municipal, tampoco llega en muchos casos el de los socios. «Tenemos una cuota muy baja pero con el nivel de paro que hay ¿cómo vamos a reclamar cuotas a familias con todos sus miembros desempleados?». Molina, al igual que otros muchos presidentes de asociaciones de vecinos, está muy molesta por esta situación. «Sólo estamos reclamando lo que nos pertenece, lo que se presupuestó y se prometió».

Una de las asociaciones más perjudicadas es la ubicada en el barrio de Cortadura que este año cumple sus bodas de plata. «Es una gran pena» señala su presidente David Muñoz que, «justo cuando cumplimos los 25 años nos veamos obligados a cerrar la asociación porque no tenemos dinero ni para estar abiertos». Las actividades y talleres de esta asociación se han suspendido hasta nuevo aviso e incluso su horario se ha visto reducido a una tarde a la semana. «Los miembros de la junta directiva estamos poniendo dinero propio hasta para hacer fotocopias porque no tenemos nada». En Cortadura no solo no tienen dinero sino que deben al banco unos 1.000 euros y ronda la amenaza de embargo. «La alcaldesa nos prometió que en octubre de 2010 recibiríamos la subvención y con esta promesa acudimos al banco para que nos adelantara el dinero y así poder pagar a nuestros proveedores pero la subvención no ha llegado y ahora la deuda con el banco aumenta cada mes que pasa», asegura Muñoz.
Mejor suerte corre la asociación de vecinos de Santa María del Mar porque aún mantienen los talleres. Esto se debe a que los monitores prestan sus servicios de forma desinteresada, cuenta José Rodríguez, «pero somos conscientes de lo complicada que está la situación».

Otras como la de Loreto se vieron obligadas a suspender un programa de ayuda a personas con discapacidad pero gracias a un convenio con Cruz Roja han podido retomar este servicio, según explica Gonzalo Pando.

La situación económica de las asociaciones vecinales es un punto clave en el orden del día de los consejos vecinales. «Lo peor no es que no hayan ingresado el dinero sino que no hay ningún indicio que nos haga pensar que vaya a haber una convocatoria para este 2011 y ya estamos en el mes de octubre», señala Pando. La falta de ingresos en las cuentas de los vecinos puede hacer peligrar un movimiento que lleva más de veinte años en la ciudad.

Algunos como el presidente de 5 de Abril piensa que es una «represalia» por mostrarse críticos con algunas de las iniciativas del Ayuntamiento, pero afirma que no se van a dar por vencidos «ni nos van a dejar callados».

Publicado por La Voz de Cádiz




RSS 2.0         Identificarse