cadizcentro.net

17/5/2011

Roban en las viviendas desalojadas el sábado en la calle Obispo Urquinaona

Inicio > — josegalindo @ 7:55 am :: 4637

Los vecinos de la finca número 5 de la calle Obispo Urquinaona, que en la noche del sábado fueron desalojados de sus viviendas por los bomberos ante el riesgo de desplomes, sufrieron en la mañana de ayer un nuevo disgusto, ya que al entrar en la casa, que había sido precintada, comprobaron que sus pisos estaban desvalijados y hasta se habían llevado productos de sus respectivos frigoríficos.

El primer disgusto se lo llevaron el sábado cuando sobre las seis y media de la tarde los cascotes de una cornisa en mal estado del tercer piso cayeron sobre una tubería del suministro de agua, que resultó dañada provocando una inundación en el 2ºA, donde reside el matrimonio formado por Francisco y Esmeralda, con el hijo de ambos de 7 años.

Se dio aviso a los bomberos, que acudieron para sanear la cornisa y durante su actuación el mal estado de la zona provocó el desprendimiento de parte de la fachada interior sobre el patinillo, dejando las vigas al descubierto, por lo que ante el riesgo de desplomes y a la espera de la inspección por parte de la oficina técnica de Urbanismo determinaron precintar el edificio.

Al lugar se desplazaron también efectivos de la Policía Local, que ofrecieron a los vecinos, la pareja con su hijo antes citados, Josefa Solino y su hija Esther, que residen en el 3ºA, y Miguel Gutiérrez, único inquilino del 2ºA, que pasaran la noche en una pensión o en casa de familiares, que fue por lo que optaron los afectados, tres coger de sus viviendas lo más imprescindible para pasar la noche y la jornada del domingo.

Se da la circunstancia de que la madre e hija que viven en el 3ºA fueron localizadas por la Policía Local sobre las diez de la noche, ya que se encontraban participando en la celebración de una primera comunión en San Fernando.

Ayer, sobre las diez de la mañana, todos acudieron de nuevo a la finca, acompañados de un técnico de Urbanismo del Ayuntamiento que levantó el precinto, comprobando los vecinos que sus pisos habían sido desvalijados desde que los desalojaron, sobre las once de la noche del sábado, hasta las primeras horas de ayer .

Miguel Gutiérrez manifestó al respecto que, además de “haber celebrado una fiesta, con comida y bebida de nuestros frigoríficos", había notado la falta de un televisor de plasma, una cámara de fotos y una bicicleta de montaña, aparte de revolver toda la vivienda.

Por otra parte, en el piso de Josefa Solino faltaba otro televisor de plasma, joyas y dinero en efectivo, según habían detectado en una primera evaluación.

Al descubrir que los pisos habían sido violentados se avisó a la Policía Nacional, desplazándose efectivos de la misma a la finca para inspeccionar las puertas de acceso a las tres viviendas que aparecieron reventadas.

Dado que la finca se mantiene precintada por Urbanismo, el concejal de Asunto Sociales, José Macías, ofreció ayer a los afectados la posibilidad de residir 15 días en una pensión y la posibilidad de alquilar una vivienda, aportando el Ayuntamiento la diferencia entre el alquiler que abonan en la actualidad y el nuevo, una vez estudiada la situación económica de cada uno.

Según el Ayuntamiento, la finca, ya ha recibido la tercera multa coercitiva por incumplimiento de la Inspección Técnica de Edificios (ITE), a las que debe hace frente la propiedad, que administra Caldelas.

Los vecinos tienen previsto pasar la tercera noche en casa de familiares y hoy acudir de nueve al Ayuntamiento a la búsqueda de una solución para su casa, “a la que recientemente le han lavado la cara, “pero sólo eso", manifestaron,

Ayer por la tarde, en presencia de los vecinos afectados, un carpintero colocaba una cadena y un candado en la puerta de acceso a la casa, para impedir nuevas visitas desagradables, ya que los ladrones saben perfectamente que los vecinos de los tres únicos pisos habitados no están en los mismos, que los dos del 4º, el 2ºB y el del patio llevan bastante tiempo vacíos.

Los vecinos se quejaban de que el sábado sólo se preocuparan por ellos los bomberos y los policías locales y también que desde las once de la noche de ese día no se hubiese realizado ningún tipo de vigilancia del inmueble, en cuya puerta además el propio precinto anunciaba que no había nadie dentro.

También aludieron a que llevan años quejándose del más estado de conservación que presenta la finca, pero que sus protestas ante la administración de la misma no han causado efecto.

Ahora esperan que la situación se solucione, ya que los alquileres de casas no son precisamente baratos.




RSS 2.0         Identificarse