cadizcentro.net

6/4/2011

Ignacio Romaní dejó “plantados” a los vecinos en el debate sobre vertido de aguas organizado por la AVV Cádiz Centro

Inicio > — josegalindo @ 6:06 pm :: 4610

El concejal de Urbanismo del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Cádiz, Ignacio Romaní, no acudió a la llamada de la AVV Cádiz Centro para participar en el debate organizado por la misma sobre la canalización y el vertido de aguas en la ciudad. Ni siquiera tuvo la delicadeza de mandar a alguien que le sustituyera. Sí estuvieron, sin embargo, la delegada provincial de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Silvia López y el representante de la asociación de consumidores Facua, David Cifredo.

El secretario y portavoz de la entidad vecinal, Francisco Gómez, se encargó de presentar el acto y tomó la palabra Silvia López, que agradeció la invitación a la asociación y lamentó que no estuviera presente Romaní, “pues es el que tendría muchas cosas que explicar a los vecinos". López aseguró que desde hace 11 años la Delegación de Medio Ambiente propuso a la empresa Aguas de Cádiz las condiciones para el uso de la depuradora y aún no ha habido contestación.

Fijó la delegada el precedente de la problemática actual en 2007, cuando comenzaron las obras del Carranza y se autorizaron vertidos de aguas freáticas, pero se detectaron en la playa Victoria vertidos de aguas fecales, tras lo cual se paralizaron las obras con el consiguiente escándalo, al darse cuenta Medio Ambiente que no había red separativa. “Se entiende así el silencio del Aguas de Cádiz al requeriemiento de la Delegación de Medio Ambiente: “no querían que esto se supiera. Ese año fue muy alta la contaminación de la playa de la Victoria".

Según la delegada de Medio Ambiente, “el Ayuntamiento ni depura las aguas ni paga los gastos de la depuradora". También manifestó que a la empresa que gestiona la depuradora no le salen las cuentas: no depuran agua suficiente, según sus cálculos, con lo cual se están vertiendo al mar.

A raíz del último escándalo, la Delegación de Medio Ambiente inició un proceso sancionador con multa de 100.00 euros. Se encontraron cinco puntos de vertido, tres en el centro de la ciudad y dos en Extramuros. Se le pidió a Aguas de Cádiz un proyecto y un plan de ejecución para el alcantarillado de las agua freáticas y fecales y la empresa que preside Romaní desvió la atención y se enfadó, acusando a la Delegación de Medio Ambiente de la Junta de persecución.

David Cifredo, de Facua, abogó por un entendimiento entre las dos administraciones en beneficio de los usuarios. Posteriormente, hubo un turno de palabra en el que intervinieron varias personas, entre ellas, los candidatos de los diferentes partidos que se presentarán como cabezas de lista en las próximas elecciones municipales.




RSS 2.0         Identificarse