cadizcentro.net

29/1/2011

‘Desamparada’ por la difícil situación que vive a diario en su vivienda

Inicio > — josegalindo @ 9:01 am :: 4567

Una vecina de Cádiz está sufriendo en los últimos meses un calvario debido al mal estado de la finca en la que tiene su vivienda, a lo que nadie pone remedio y cada día que pasa siente más miedo, sufriendo además una situación de acoso y derribo, según apunta, por parte de los propietarios de la finca para que se vaya del piso.

María del Carmen Prada vive en la segunda planta del número 1 de Desamparados, a la espalda del Mercado Central. Allí nació, al casarse se marchó y volvió en 1990 junto a dos de sus cuatro hijas. En la actualidad, es la única inquilina de la finca, ya que, argumenta, hay otra vecina que se marchó hace unos meses “a vivir con su hija, aunque ocasionalmente sigue accediendo a su casa”.

El resto de los vecinos fueron marchándose poco a poco desde 2008 y desde hace seis meses ya está sola en la finca. “Se marcharon porque compartían cocinas y lavaderos y les daban algo mejor”, en referencia a los dueños de la finca, pero Carmen asegura que ella tiene un piso “amplio y en condiciones y no tengo necesidad de marcharme”. En este sentido, asegura que “no ha habido diálogo, ya que al resto de vecinos les ofrecieron algo mejor, pero a mí no, así que no me voy mientras no me hagan una buena propuesta”.

Este hecho, confiesa Carmen, ha provocado a los dueños a realizar “estrategias para echarme de mi casa”, siendo para ella el bajo alquiler que tiene, “desde hace muchos años”, la gran “excusa para que me vaya”.

Miedo

Por ello, esta vecina asegura que la “aburren” y se ve sometida a un “maltrato psicológico” con “artimañas” para que ceda y deje la vivienda. En este sentido, asegura que “han cortado varias veces la luz de la escalera y tengo que subir a casa con una linterna que llevo siempre en el bolso”, además del miedo a lo que se pueda encontrar ya que “quitaron la cerradura del portal y por la noche entra gente al patio y la escalera”. Esto último le provoca un gran “miedo” ya que “una vez me atracaron en la escalera”.

Y eso no es todo. La finca presenta graves deficiencias arquitectónicas que no se arreglan y que suponen un riesgo para ella. Carmen ha propuesto a los dueños “que rehabiliten la finca conmigo dentro o me busquen algo temporal para luego volver, pero no, sólo les vale que me marche definitivamente”, concluyó.

Publicado por E. G. C. (Información)




RSS 2.0         Identificarse