cadizcentro.net

8/8/2010

Caos en el servicio de limpieza de los módulos de playa

Inicio > — josegalindo @ 7:33 am :: 4438

Las 60 trabajadoras encargadas de la limpieza de los módulos de playa ya no pueden más y han decidido elevar una demanda a la Inspección de Trabajo, a través de Autonomía Obrera, contra la empresa adjudicataria del servicio, la malagueña Cabello Servilimpsa S. A.

El portavoz de las trabajadoras y responsable de las empresas auxiliares del Sindicato Autonomía Obrera-SAT en el Ayuntamiento, José Rodríguez, asegura que el recorte de los servicios de playa en una hora ha supuesto la reducción de la jornada laboral de las empleadas y, por tanto, una merma en sus salarios.

Sin ir más lejos, Rodríguez pone el ejemplo de la señora que falleció hace unos días en Santa María del Mar. Según él, el operativo de salvamento aún no estaba montado, “y fue la compañera del módulo quien tuvo que hacer algo para atender a la mujer”.

El delegado de Autonomía Obra afirma que el cierre de los módulos de playa a las ocho de la tarde “ha sido un error muy grande, porque el año pasado ya había problemas con los usuarios por cerrar a las nueve”.

Este año tienen otro problema añadido y es que, según el portavoz de Autonomía Obrera, la empresa no está pagando los salarios como establece el convenio, ni las horas, ni les han suministrado los contratos a estas alturas del verano. Según José Rodríguez todo esto tiene su origen en que la empresa no quiere reconocer a la sección sindical ni a las delegadas sindicales, elegidas democrácticamente por las trabajadoras, “por lo que todo lo que se le pide a la empresa cae en saco roto”.

La demanda en la Inspección está puesta desde hace 15 días, pero en este caso concreto el tiempo corre en su contra. Estos contratos tienen una duración de cuatro meses, y la inspección tiene un margen de tres meses para empezar a investigar desde que se presenta la denuncia.

Autonomía Obrera también ha trasladado las quejas al director de Playas, que está requiriendo toda la documentación a Servilimpsa. De hecho, fuentes municipales han informado este periódico de que si finalmente se observa alguna irregularidad, el Ayuntamiento pedirá responsabilidades a la adjudicataria.
Las trabajadoras aseguran que la empresa incumple el convenio en las libranzas. Les ha establecido un día fijo de descanso, cuando el convenio establece que tiene que ser rotativo para que cuando se pisan los turnos la trabajadora pueda descansar durante un día y medio, y al parecer no se está respetando.
El colectivo tiene la dificultad añadida de que la empresa tiene su sede en Málaga y en Cádiz lo único que tiene es una encargada, Lucía Núñez, que tiene más de 70 años y que además es la presidenta de la Federación de AAVV Cadice.

Las trabajadoras también están teniendo muchos problemas a la hora de adquirir materiales. Hay módulos en los que la afluencia es masiva y necesita una reposición que no se está cubriendo como debiera.

En lo que se refiere a lo estrictamente contractual, ninguna de las empleadas ha recibido la nómina de junio y de julio, sólo un ingreso bancario. Las horas extra dicen que se las van a pagar los días 15 pero eso no tiene asiento contable en ninguna documentación. Desde el sindicato, avanzan que en septiembre analizarán la documentación de toda la plantilla y presentarán las demandas de cantidad establecidas.
José Rodríguez indicó que todas estas irregularidades son conocidas por la empresa, la Dirección de Playas y el concejal del ramo, Santiago Posada.

Aunque el sindicato piensa poner en conocimiento de la justica todas las supuestas irregularidades, insisten en que las afectadas necesitan una solución inmediata a sus problemas, “porque para octubre será tarde, y eso está a la vuelta de la esquina”.

No descartan emprender acciones más contundentes, pero consideran que no deben ser las empleadas las que se pongan a recoger firmas en contra de la calidad del servicio que se está ofreciendo.
Otra irregularidad que Autonomía Obrera ha puesto en conocimiento del Ayuntamiento es que las mujeres están realizando el cobro por la utilización de los vestuarios, cuando eso no es competencia de una limpiadora. En cambio, lo están haciendo y sin recibir ningún tipo de compensación económica.
Rodríguez recuerda que a esta empresa no se le adjudicó el contrato por el Pliego de Condiciones, sino por la vía de urgencia: “Como el concurso quedó desierto, se emplió la oferta en 10.000 o 15.000 euros y Servilimpsa se hizo cargo. Desembarcó aquí 48 horas antes de empezar la temporada alta de playas. Se formó un verdadero caos”, explica una de las trabajadoras. “Eso por no hablar de que a estas alturas aún hay trabajadoras sin uniforme”.

El ambiente está bastante enrarecido y no quieren que al final el conflicto termine en paros o en empezar a no cobrar por la utilización de los servicios.

Además, quieren dejar claro que la idea de cerrar los módulos a las 19.45 horas no ha sido de ellas, sino de Lucía Núñez.

Por último, el portavoz del sindicato también ha criticado las duras condiciones en las que se encuentran las mujeres que trabajan en los módulos de madera: “Están a pleno sol, porque lo único que les ponen es una sombrilla, y una gorra. No les facilitan ni cremas solares. Al Ayuntamiento le hemos pedido que para el año que viene les ponga aire acondicionado, porque ninguno de los módulos tienen ventilación forzada”.
Con todo esto, el sindicato avisa de que a final de temporada hará un análisis con todos los incumplimientos: “El dossier que le vamos a entregar al Ayuntamiento va a ser tan amplio que dudo yo que al equipo de Gobierno de esta ciudad le quede ganas de contratarla para el año que viene”, aseveró el representante de Autonomía Obrera.

El sindicato está a a la espera de que la Inspección de Trabajo se introduzca en el caso, después de haber presentado denuncia.

“Nos han dejado heces en la puerta”

Varias trabajadoras han asegurado a este periódico que en lo que va de verano han recibido muchas quejas de los usuarios. De hecho, les han llegado a pedir las hojas de reclamaciones, “pero como no nos las han facilitado, les decimos que vayan al Ayuntamiento”.

Los bañistas se quejan de que se tengan que pagar un vestuario para cambiarse la parte de abajo de un bikini. Tampoco les parece justo que se tengan que duchar con agua fría, porque en cada módulo sólo hay dos duchas con agua caliente. Pero la queja fundamental se debe al cierre tan tempranero de los módulos de playa.

Todo esto ha desencadenado que algunos incívicos orinen y hagan de vientre en la puerta de los módulos para protestar: “Dicen que si no pueden hacerlo dentro lo hacen afuera”.

Por otro lado, las trabajadoras se quejan de que a estas alturas la empresa aún no les ha aclarado a cuánto se les va a pagar la nocturnidad por la noche de las barbacoas, ni a cuánto cobran la hora, ni las extraordinarias.

“Nos están mareando llamando a unos y otros. El único apoyo que estamos teniendo en el sindicato. Recibimos muchísimos insultos a cuenta de que se cierra pronto y nosotras no tenemos la culpa”, insisten cabreadas.

Publicado por Gema Freire (Información)




RSS 2.0         Identificarse