cadizcentro.net

24/3/2010

Así será el Centro de La Pepa

Inicio > — josegalindo @ 10:38 am :: 4283

Será algo más que una puerta de entrada al edificio más constitucionalista de Cádiz. El edificio anexo al Oratorio se convertirá, tras la reforma proyectada, en el «inicio ilustrado» de la visita al templo, un paseo imprescindible para todos los visitantes y gaditanos que deseen conocer la historia de la primera Constitución de España, la de 1812.

El arquitecto Francisco Torres, que dirige también la rehabilitación del templo, ha sido el encargado de proyectar este espacio, que se denomina Centro de Conocimiento Cádiz 1812-2012 y que de momento está ubicado, provisionalmente, en un local de la calle Ancha.

Lo más llamativo es que el edificio, pegado al costado izquierdo, dejará al descubierto por primera vez en siglos ese muro que quedó oculto con la construcción del anexo, hacia el año 1777.

Además, una pasarela acristalada conectará el edificio con la primera galería del templo, desde la que los gaditanos asistían a las discusiones sobre la Constitución en esos meses previos a la promulgación.

El inmueble cuenta dos plantas, más la baja y la azotea (que también se conecta con la del Oratorio, para facilitar el mantenimiento). En la baja y la primera se dispondrán espacios de distintas dimensiones para albergar instalaciones audiovisuales que informen al visitante sobre los hechos y circunstancias que rodearon la promulgación de La Pepa.

Habrá también un espacio en la planta baja y en la azotea para las instalaciones de control.

El punto de información y recepción se colocará, lógicamente, tras el acceso por la puerta principal. Desde ahí se iniciará la visita que se producirá rodeando el nuevo núcleo de escaleras y el ascensor desde el que se accede a las diferentes plantas y también a esa primera galería del Oratorio. Se podrá realizar un recorrido corto o largo, dependiendo de si se incluye en la visita la sala multifuncional. Ésta tendrá un sistema de butacas escamoteables, es decir, que puedan recogerse dependiendo de a qué función se dedique la sala. Este sistema, que es el que se está instalando en la remodelación que está llevando a cabo la Sociedad General de Autores (SGAE) en el teatro de los Campos Elíseos, en Bilbao, es una propuesta del arquitecto Torres.

Las escaleras

Las escaleras dividirá prácticamente en dos el interior del edificio. Del lado de la calle San José queda el espacio organizado por las alturas que se ven desde el exterior y del lado más pegado al templo se libera ese muro que tapaba la fachada interna de la iglesia.

Y si la planta baja y la primera se dedican a exposición y a la conexión con el Oratorio, la segunda está reservada a salas de trabajo para la gestión y administración internas del centro. Y además facilitarán el acceso a la azotea, donde se ubicará un local que servirá para controlar las instalaciones y maquinaria. Al mismo tiempo, un nuevo paso vencerá la diferencia de cota entre la azotea del anexo y la del Oratorio lo que facilitará que pueda hacerse cualquier reparación en la cubierta, tanto en un inmueble como en otro.

Arquitectónicamente, lo más sobresaliente es el paramento (pared) situado frente a esa fachada lateral redescubierta de la iglesia. Se eleva en círculos desde el suelo del edificio hasta el cielo de la cubierta «y cubre los distintos episodios que se van recorriendo desde el núcleo de escaleras y el ascensor», explica el arquitecto.

Desde abajo sólo se ve una única pasarela, acristalada, que es la que comunica ambos edificios. Torres lo resume así: «Con una geometría que resuelve los encuentros con los distintos paramentos y elementos que envuelve, se enfrenta al fragmento de fachada del Oratorio antes oculto y valora su descubrimiento».

En la cubierta se colocarán claraboyas que proporcionarán la iluminación natural en las horas de sol y que harán que el ambiente cambie en el interior del edificio a media que transcurran las horas.

En cuanto a los materiales, Francisco Torres detalló que los muros existentes «se revestirán con estuco o jabelga de cal, con acabado bruñido o semiplanchado y esgrafiado en la fachada interior». En las partes nuevas, en el ‘cascarón’ y para recubrir el ascensor, se emplearán paneles de madera de distintas calidades. En los baños y otras dependencias predominará también la madera y el mármol.

La hasta ahora Delegación de Vivienda y Ordenación del Territorio es la que ha impulsado esta obra de remodelación, tanto del Oratorio, que ya está en marcha, como la del anexo que arrancará en breve, aunque sea el Obispado de Cádiz, propietario del edificio, el que licita la obra.

Para la delegada de Vivienda, Silvia López, se trata de un proyecto «a la altura de la conmemoración del Bicentenario de la Constitución». La política gaditana insistió en que este centro de Conocimiento es «una pieza que no cabe sin la otra, el Oratorio». Calificó el proyecto de Torres como «vanguardista y avanzado» pero al mismo tiempo «simple, para absorber los conceptos que se habían marcado».

Torres, reseñó, «ha captado ese concepto de utilidad y agilidad que necesitaba el Oratorio, como complemento y guía». La responsable de Vivienda destacó las «líneas suaves, transparentes y la arquitectura no impuesta».

Plazos

Respecto a los plazos, aseguró que la obra del Oratorio se desarrolla en tiempo y forma y «su ejecución está siendo ejemplar». Tampoco duda de que la remodelación del anexo seguirá el mismo camino y estará lista para 2012.

Aunque la licitación estaba prevista para finales del año pasado, según dijo en su día el hoy delegado de la Junta, Gabriel Almagro, el hecho de que el plazo de ejecución sea menor (18 meses) que el del templo, da un cierto margen.

El proyecto supone una inversión global de 3,6 millones de euros, de los que una mitad se destinará a la ejecución de las obras y la otra a la dotación de los contenidos museográficos. Todos costes los asume la administración autonómica.

La obra, además, cuenta ya con todos los permisos y licencias necesarios para empezar a trabajar.

Publicado por La Voz de Cádiz




RSS 2.0         Identificarse