cadizcentro.net

25/2/2010

Los detallistas del Mercado Central tienen problemas con los frigoríficos

Inicio > — josegalindo @ 9:04 am :: 4238

El termómetro marca menos 13 grados en la cámara frigorífica de José, uno de los vendedores de pescado del Mercado Central. «Si esto fuese correcto estaría todo el pescado congelado. Ya han venido a arreglarla en tres ocasiones y sigue dando problemas». Los motores también están fallando y los detallistas insisten en que es porque «las neveras son de interior y la lluvia, el viento y el frío» que entra por la estructura abierta de la plaza les está afectando.

Pero además, las cámaras frigoríficas de los puestos de pescado y fruta -unas 120 de un total de 180-, no tenían desagüe y han tenido que hacer un agujero e introducir un pequeño tubo que conduzca el agua sobrante hacia la alcantarilla interior de cada puesto. Pero este «apaño» no ha dado tampoco los resultados esperados porque según cuenta el delegado de pescado y miembro de a la junta directiva de la Asociación de Detallistas del Mercado (Asodemer), Juan Alfaro Fuentes, el agua se acumula hasta que alcanza los dos centímetros «que es cuando cae por el tubo y mientras, todo ese agua estancada provoca muy malos olores».
Juan Alfaro explica que mantener las condiciones de higiene se complica. «Para limpiar la cámara con lejía tiene que estar vacía y eso solo lo puedo hacer los sábado. Si se hubiesen elegido las apropiadas no tendríamos que estar con todos estos problemas», cuenta.

Pero las deficiencias de las cámaras frigoríficas solo son una más de las tantas que llevan denunciando desde que el pasado mes de diciembre se reinaugurase la plaza de abastos tras la reforma integral a la que ha sido sometida. «Lo único bueno que podemos decir es que ahora es más amplia y más moderna pero hay montones de fallos», explica el presidente de Asodemer, José Luis Paramio Rosa. Entre ellos, como ya denunciaron con anterioridad, volvió a hacer hincapié en el hecho de que el diseño de la estructura del edificio permita que el frío y la lluvia entren afectando, asegura, a la clientela.

«No se puede dar una atención de calidad si los clientes están aquí pasando frío con los gorros y las bufandas».De esta forma solicitaron que la cristalera por la que entra el agua se pueda abrir y cerrar con un mecanismo dependiendo del clima exterior. Pero las quejas no acaban aquí. Los vendedores del mercado también explicaron que los desagües verticales que recorren los pasillos en sus extremos tienen una rejillas demasiado grandes y a las clientas se les quedan los tacones dentro y esto ha provocado más de un tropiezo. Además algunas de ellas están sueltas «y al pisarlas se levantan», señalaron.

El estado de los aseos también es motivo de protestas. «Están sucios, y nunca hay papel. ¿Cómo vamos a atraer a los clientes», se pregunta Ángeles Fernández. Quien como otros también ha escuchado que la barra del bar da calambre por una mala conexión de electricidad. «Alguna vez me lo ha comentado cuando han venido a comprar fruta aunque yo no tengo tiempo de ir a tomar nada al bar, hay mucho trabajo que hacer aquí».

Veinte horas de trabajo

La apertura del Mercado Central por la tardes también ha sido motivo del descontento de los detallistas que además de criticar el hecho de que no se les haya tenido en cuenta a la hora tomar esta decisión lo consideran inviable.
El Ayuntamiento anunció tras acordarlo en la Junta de Gobierno local a principios de mes, que la plaza ampliaba su horario comercial por las tardes, abriendo también al público de lunes a viernes de 18.00 a 21.00 horas. Para ello era necesario duplicar los servicios de limpieza y ampliar la contratación de los servicios de seguridad.

Sin embargo esta medida ha sido rechazada de forma rotunda por los detallistas que la consideran «completamente inviable». Calculan que para poder atender a los clientes en el horario marcado por el Ayuntamiento tendrían que trabajar 20 horas. «Nos levantamos a las tres de la mañana para ir a comprar el género, si cerramos al medio día tenemos que recoger y volver una hora antes para sacar los alimentos de las cámaras y volver a colocarlos, porque aquí no pueden quedarse, y de nuevo guardarlos al cierre».

Con este argumento insisten es que es «imposible» la apertura por la tardes y por eso, a penas hay puestos abiertos en el horario acordado por el Consistorio. Así sobre este asunto también criticaron que no les hayan tenido en cuenta «antes de tomar una decisión como esta». «¿Cómo vamos a estar contentos si no se están haciendo bien las cosas con nosotros?», manifestaron.

Por ello pidieron al equipo de Gobierno que pongan medidas para que se solucionen de forma urgente todas estas deficiencias además de exigir una mayor comunicación con los afectados antes de llegar a este tipo de decisiones.
El Partido Socialista también pidió el pasado lunes la solución «urgente» de los problemas estructurales del mercado o llevarán esta cuestión al próximo Pleno para exigirlo al equipo de Gobierno «más preocupado en publicitarse».

Publicado por Sandra Salazar (La Voz de Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse