cadizcentro.net

20/2/2010

Los comerciantes de San Francisco y Nueva, hartos de soportar inundaciones

Inicio > — josegalindo @ 8:37 am :: 4227

A primera hora de la mañana de ayer los comerciantes del primer tramo de la calle San Francisco de Cádiz, el vecino a Nueva y Cristóbal Colón, se afanaban en limpiar sus locales. La noche anterior, en un visto y no visto, una tromba de agua había calado a fondo sus negocios. De la catástrofe sólo se salvaron gracias a que la lluvia comenzó a caer con intensidad dentro del horario comercial, lo que les dió tiempo a reaccionar y a “tomar medidas” para evitar que el agua provocase más estragos de los que finalmente ocasionó.

“Estábamos tranquilos, esperando al coro de Luis Frade y a la chirigota callejera ‘Los Michelines’, cuando empezó a llover. Y los sumideros, que no tragaban agua. Veíamos que el nivel subía mientras que por Canalejas el agua salía por las alcantarillas". Es el relato de Rafael Álvarez, uno de los propietarios de la Marisquería Joselito.

Cerca de las diez de la noche comenzó a bajar el nivel del agua. Pero el daño era evidente sobre todo cuando “ante las perspectivas de público habíamos traído más marisco de lo habitual". Comenzaron a limpiar de agua y barro, operación de la que ayer daban los últimos retoques especialmente en los aparatos electrónicos mientras que Álvarez recuerda que los comerciantes de la zona ya han trasladado al Ayuntamiento sus quejas en numerosas ocasiones.

La cuestión es que “en cuanto llueve toda esta zona se inunda", como afirman todos los comerciantes consultados. Y eso a pesar de que toda la zona se ha levantado y reformado íntegramente en los últimos años. “Lo que pasa es que se han instalado mal las tuberías, como nos reconocen técnicos de Aguas de Cádiz", afirma uno de los empresarios que salvó el material de su tienda “sólo porque estaba aquí. Habrá que ver qué va a pasar este domingo, con el temporal que anuncian".

La sucursal de Caja Mediterráneo no es la primera vez que sufre ‘el chaparrón’, aunque aún se recuerda el temporal de hace año y medio. La lluvia del jueves se coló en la entidad y llegó hasta el mismo despacho del director. Varias moquetas y alfombras eran las víctimas del agua, que intentaban secarse sin éxito en plena calle.

En Durán, uno de los establecimientos más clásicos de San Francisco también les salvó el estar en el local cuando comenzó la lluvia, como en la vecina joyería Gordillo. Cartones, periódicos y tablones actuaron como muro de contención y limitaron los daños.

Todos estos comerciantes coincidían ayer en la necesidad de buscar una solución a estas periódicas inundaciones. “No podemos estar todos los años con lo mismo; si han realizado mal las obras, que se arregle". El problema, como decía Rafael Álvarez, es si la solución no iba a ser peor: “¡lo malo es que se les ocurra levantar de nuevo la calle¡".

En la calle Columela, una de las dos tiendas de Goya, la que está en esquina con Cánovas del Castillo, sufrió un cortocircuito debido al agua que cayó a primera hora de la noche. Los bancos que lindan con la avenida Ramón de Carranza sufrieron algunos daños. Una de las sucursales de CajaMadrid quedó totalmente inoperativa durante la mañana de ayer y tuvieron que poner carteles en las puertas para avisar del hecho.

El Pabellón del Mentidero volvió a ser víctima del aguacero, tanto, que los partidos competitivos programados para este fin de semana han tenido que ser suspendidos.

El rayo que cayó en la azotea del Centro Cultural Reina Sofía afectó a una torreta de telecomunicaciones que está allí situada y que provocó que la Policía Local se quedara sin transmisiones. Eso hizo que tuvieran que actuar durante el temporal con sus teléfonos móviles.

Una de las estampas curiosas se produjo en la iglesia de Santa Cruz, donde en el altar mayor de la iglesia hubo que poner numerosos cubos para recoger las goteras que caían del techo de un templo recién rehabilitado.

Mientras tanto, los accesos del colegio La Inmaculada quedaron anegados por enésima vez sin que se ponga ningún tipo de solución. Por la tarde seguía inundado.

Publicado por M. Mateo/J. A. Hidalgo (Diario de Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse