cadizcentro.net

27/11/2009

Las seis familias de Patrocinio 7, obligadas a dejar sus casas

Inicio > — josegalindo @ 7:47 am :: 4095

Desconcierto, indignación e impotencia son las palabras que mejor definían la situación ayer de las seis familias inquilinas de la finca de la calle Patrocinio número 7. El Ayuntamiento había precintado parte del inmueble por su mal estado y los vecinos temían un desalojo inminente. Ayer por la tarde, agentes de la Policía Local se personaron en la finca en lo que parecía una ejecución inminente de la orden de desalojo. Finalmente, al cierre de la edición del periódico, y según fuentes municipales, la Policía Local esperaba la orden del juez para sacar a las seis familias, 17 personas en total, de un inmueble muy peligroso de habitar, según los técnicos municipales de Urbanismo.

Las escenas allí eran de preocupación y nerviosismo, ya que, por la mañana, los vecinos, conjuntamente con las concejalas del PSOE de Cádiz Natalia Álvarez y Marta Meléndez, habían dado una rueda de prensa para informar de su situación. Las representantes de las familias presentes en la sede de la Asociación de Vecinos Gades La Viña, donde se desarrolló la rueda de prensa, dejaron bien claro que si tenían que dejar el inmueble lo harían, pero no para irse a una pensión.

Y es que los vecinos se quejan de cómo se ha desarrollado el asunto en los últimos días. El pasado sábado, según relatan, la Policía Local se presentó para decirles que se tenían que ir de sus casas por el mal estado de la vivienda. Finalmente se llegó a un acuerdo para precintar las partes de la finca más dañadas, entre las que se encuentra un cuarto de baño comunitario que comparten casi todos los vecinos.

A buscarse una casa
Las concejalas socialistas expresaron ayer su “indignación” por el desalojo y que el Ayuntamiento les haya dicho a los vecinos “que se vayan buscando casa. No sabemos qué ha estado haciendo el Ayuntamiento desde 2006, cuando la finca pasó una Inspección Técnica de Edificios, que suponemos que no sería positiva”, señaló la edil socialista Natalia Álvarez. Tanto Álvarez como Meléndez afirmaron ayer, rodeadas de representantes de las familias inquilinas la “falta de planificación” municipal a la hora de ejecutar el desalojo. “No puede ser que se tengan que ir estas familias a la calle y no haya nada planificado para ellas”.

Por su parte, las familias declararon ayer de forma unánime su intención de irse de sus viviendas sólo si les ofrecen una casa, no una pensión. Francisca Gutiérrez, una de las inquilinas, señaló a INFORMACIÓN que “no me niego a irme, si hay peligro me voy, pero no a una pensión para pasar la noche y luego tener que irme a la calle”.

Por su parte, Chari Bella, otra inquilina, que vive en la finca con su marido y tres hijos, destaca que tiene el baño y varios cuartos precintados. “No me quiero ir a una pensión, quiero una vivienda”, señala.

Especialmente dramático es el caso de una vecina anciana, Eloísa Real, que vive con su hermano de 63 años que padece de una discapacidad del 70 por ciento y que depende de ella para todo. “Estoy enferma del corazón y tengo que tomar sintrón”, señala Eloísa. “¿Adónde va a ir esta mujer? ¿Cómo va a buscarse una vivienda ella por su cuenta?”, señalaba ayer la edil socialista Marta Meléndez sobre el caso de esta vecina.

Solución incierta
El Ayuntamiento dijo ayer que el caso de esta finca no es diferente a los demás. Fuentes municipales afirmaron al respecto de que los propios vecinos sean los que tengan que buscarse vivienda que “siempre es así”. Así, el Consistorio señaló ayer que a los vecinos se le ofrecerá el alojamiento en una pensión durante 10 días y posteriormente, Asuntos Sociales pagará el primer mes del alquiler de las casas a las que se vayan los vecinos a vivir, según el baremo calculado por los ingresos de cada inquilino. El Consistorio recordó ayer el caso de las viviendas de realojo de Matadero, en el barrio de Cortadura, que la Junta estaba construyendo y que actualmente se encuentran paralizadas. “Procasa tiene una participación de estas viviendas”, recordaron ayer fuentes municipales, lamentando que no puedan realojarse familias porque no están terminadas, ya que Procasa tiene todo el parque público de viviendas ocupado.

Para el PSOE la solución pasa por crear una empresa municipal “que mataría dos pájaros de un tiro”, en palabras de Natalia Álvarez, ya que se dedicaría a arreglar las fincas con problemas de infravivienda con el dinero que tienen que aportar los dueños, responsables de los arreglos y que, por otra parte, crearía empleo para los gaditanos en paro en la ciudad.

Publicado por Paco Montero (Viva Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse