cadizcentro.net

11/11/2009

Más sombras que luces para algunos en el barrio de San Juan

Inicio > — josegalindo @ 9:44 am :: 4056

Alberto Rivera vive en el número 21 de la calle San Juan. Su casa está literalmente en ruinas. Y en una esquina de su desnivelado salón, cuyas paredes están roídas por la humedad, tiene amontonadas las cajas de una esperanza rota. “Goncava es la constructora que hace unos años compró la finca y todavía no ha hecho nada. Me dijeron en enero que me iban a pagar el alquiler de otra vivienda, mientras arreglaban la mía, pero todavía estamos esperando", explica, desesperado.

Según este vecino, que junto a su mujer y su hija, conviven en esta finca vacía con humedades, filtraciones de agua, escombros, ratas y otros bichos que proceden del pozo, “hemos ganado todo en los tribunales, pero sin abogado y en paro, ya no sabemos qué hacer". Hasta la Delegación Municipal de Salud ya informó de que vivir en esta casa es “nocivo para la salud".

Este inmueble era del padre de su mujer Carmen, Manuel de Diego Moreno, y de sus tías, que decidieron venderlo en el año 2000 a Antonio Rivas Molina y a la empresa SAEA.

Una cláusula en las escrituras coteja que los contratos de Manuel -ya fallecido- y de su hija Carmen, debían respetarse “mientras vivan"; pero posteriormente fue vendido a Goncava en 2004, que unos meses más tarde notifica a Carmen que su contrato, que ella entiende como vitalicio, cumplía en mayo de 2005. Al final, dice Alberto Rivera, “ganamos, pero seguimos viviendo en este lamentable estado y nadie nos hace caso. Y eso que hemos denunciado el caso muchas veces en el área de Urbanismo del Ayuntamiento y en los tribunales".

Al parecer, afirma Alberto Rivera, “ya le han retirado la licencia a Goncava, pero seguimos igual".

Ahora, sólo les queda esperar que alguna administración incluya su vivienda en un plan de rehabilitación. Esa es su esperanza.

Publicado por V. León (Diario de Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse