cadizcentro.net

25/7/2009

El futuro Mercado Central no contará con bolsas de plástico

Inicio > — josegalindo @ 7:04 am :: 3891

El futuro Mercado de Abastos, ahora inmerso en su rehabilitación, no sólo será moderno en cuanto a instalaciones y servicios se refiere. También está llamado a convertirse en un referente desde el punto de vista medioambiental. Por eso, el Ayuntamiento de Cádiz se ha propuesto que la apertura al público de este edificio –anunciada para el próximo mes– vaya acompañada de un proceso paralelo destinado a erradicar las bolsas de plástico “en un tiempo muy prudente”.

Según explicó ayer la alcaldesa, Teófila Martínez, dicho empeño, que ya aparece recogido en la nueva ordenanza reguladora de este tipo de comercios, se efectuará de “manera paulatina”. Para ello, el Gobierno local exigirá la sustitución de estos envases por “otros de papel o reciclables”.

La intención del Consistorio pasa, igualmente, por extender esta medida a los demás mercados municipales gaditanos con el fin de “dar ejemplo” al resto de establecimientos e ir fomentando la desaparición de estos productos tan nocivos. “Queremos que Cádiz sea una de las ciudades pioneras en eliminar estas bolsas de plástico”, manifestó la regidora.

De esta forma, el Ayuntamiento busca “concienciar” a los comerciantes para que dejen de utilizar en sus negocios un material no biodegradable y extremadamente contaminante. Y por si fuera poco esta razón de peso, la primera edil apeló también a los “trastornos” que estos plásticos suelen ocasionar en la capital cada vez que sopla algo de viento.

En sintonía con esta premisa, el Consistorio va a adquirir un total de 5.000 grupos de bolsas reciclables para su distribución por medio de una campaña de sensibilización. Éstas se pondrán a disposición de “familias que ya seleccionan sus residuos en sus casas”, subrayó la alcaldesa.

Plan nacional
Por otro lado, esta apuesta municipal responde a los requerimientos contemplados dentro del Plan Nacional Integrado de Residuos, según el cual estos envases de plástico han de reducirse en un 50% para 2010. A partir de esa fecha, deberán empezar a prohibirse progresivamente. Sin embargo, a día de hoy, la mayoría de los grandes supermercados y comercios continúan manteniéndolos, a pesar del coste ecológico que conllevan y de la existencia de muchas alternativas.

Para hacerse una idea de la gravedad de este problema –de dimensiones globales– basta con señalar que estos elementos tardan unos 100 años en descomponerse y sólo un 10% de ellos acaba en los contenedores para su reciclaje. Por lo general, concluyen su ciclo en vertederos. Y, en el peor de los casos, en las costas, donde se tornan en trampa y pasto para la fauna marina, las aves y tortugas.

En este sentido, España tiene el dudoso honor de ser en estos momentos el primer productor europeo de bolsas de plástico de un sólo uso y el tercer consumidor de las mismas.

Según estimaciones oficiales, al año se distribuyen en el país unas 10.500 millones de unidades y cada habitante emplea unas 238. Una situación que se pretende revertir ahora con el plan estatal. Con todo, los ecologistas lo consideran “muy limitado”, ya que apunta a prácticas orientadas a la extinción de estos residuos, pero no obliga a seguirlas.

Publicado por A. Massia (Información)




RSS 2.0         Identificarse