cadizcentro.net

11/7/2009

OPINIÓN

Inicio > — josegalindo @ 7:51 am :: 3867


De la aluminosis
a la legionella

Hay que ver la cantidad de enfermedades que puede albergar un edificio: aluninosis, legionella, fibrosis mística por aglomeración de capillitas… Y quiénes son los llamados a descubrir estas graves deficiencias en los edificios públicos: los superhéroes técnicos de la Junta de Andalucía. Y quiénes son los encargados de transmitir sus descubrimientos edificionales: los políticos más ineptos que tiene la Junta de Andalucía. Cómo se puede decir un día que en todos los edificios de más de dos plantas se podrá instalar un ascensor y al día siguiente anunciar que sólo serán instalados en los edificios de VPO.

La ineptitud y la indolencia se juntan y nos traen como consecuencia que un edificio como el que albergaba la Residencia del Tiempo Libre, que lleva cerca de dos años cerrado, pueda prolongar su cierre durante otros tantos más, porque ahora a los “señoritos” de la Junta se les ha ocurrido que en ese espacio quedaría muy bien un edificio administrativo moderno, con vistas al mar, para que se relajen del estrés que acumulan, que detectar aluminosis y después legionella en un mismo edificio no es tarea común.

Los edificios de los pobres, las casas de vecinos, no tienen esas enfermedades modernas. Tienen otras: desidia, falta de interés, humedades, escasez de espacio… dolencias todas ellas que se curan con un poco de cariño y algo de sensibilidad. “¡Que los asciendan ya!”, pide Alberto Ramos en su columna del Diario. Pues eso. Que asciendan a los técnicos y a los políticos que se los lleven un poquito más arriba: a la última planta de los edificios aluminósicos y que los dejen allí una temporadita, para que no digan tantas chorradas.




RSS 2.0         Identificarse