cadizcentro.net

20/1/2009

José Mª Esteban: “La Aduana no impide ni una de las obras previstas en su entorno”

Inicio > — josegalindo @ 9:40 am :: 3665

Se le nota feliz, aunque no le guste alardear. Y menos con la que está cayendo tras el anuncio de Cultura de proteger la Aduana. Una medida que ha generado inmensa alegría entre los integrantes del Foro, cuya portavocía recae en este arquitecto, y también numerosas críticas; muchas de ellas basadas, a su juicio, en la mentira. Pero ello no le impide seguir sonriendo discretamente, sabedor de que tanto él como los 3.500 firmantes del manifiesto fundacional de su plataforma han ganado esta batalla.

—¿Ha tenido tiempo para digerir la noticia de que la Aduana no se tira?

—Sí, más que suficiente. Los miembros del Foro estamos todos muy satisfechos con la decisión de Cultura. Ha sido un camino duro y largo, si bien nunca dudamos de que al final se terminaría reconociendo el valor del inmueble, que va más allá del aspecto meramente arquitectónico.

—¿Nunca pensó en arrojar la toalla durante este tiempo?

—Como todo en la vida, uno pasa por altibajos y hay momentos en que alberga más o menos expectativas. Pero nunca perdimos la esperanza ni la voluntad de que se nos escuchara. Por tanto, ahora toca agradecer a la Junta de Andalucía, a pesar de lo que ha tardado en contestar nuestra petición, y al Defensor del Pueblo Andaluz, que se preocupó por esta demanda desde un principio.

—¿Le han sorprendido las reacciones que ha suscitado el dictamen de la Consejería de Cultura?

—No mucho. Ya desde que nació el Foro nos percatamos de que, salvo honrosas excepciones, la prensa principal de esta ciudad se posicionaba del lado de la demolición. Lo que me duele es que se nos intente culpar ahora del retraso que acumula la reordenación urbanística allí prevista, cuando ésta llevaba ya muchos años paralizada. Hoy todas las acciones contempladas en la Plaza de Sevilla pueden ejecutarse perfectamente, al margen de lo que suceda con la Aduana. Su permanencia o derribo no involucra ninguna obra alrededor, ya que en su lugar sólo se ubicaba un jardín.

—A los defensores de la Aduana se les acusa de conservacionistas…

—El argumento de que es un edificio franquista nunca me convenció. Con ese criterio se justifica cualquier idea. Hasta la de tirar todo el barrio del Pópulo porque el Teatro Romano cuenta con más valor histórico y representa al verdadero Gades.

—De todos modos, ¿no me negará que la Junta ha actuado en este asunto, como mínimo, con bastante descoordinación?

—Tanta culpa tienen unas administraciones como las otras de que el plan aún no haya arrancado por falta de consenso. Se trata de una responsabilidad compartida. Uno de los grandes problemas de esta ciudad radica en la falta de entendimiento existente entre las instituciones políticas.

—El Ayuntamiento no acepta la resolución y anuncia que la recurrirá. ¿Qué le augura a ese proceso?

—Las administraciones implicadas en la remodelación de la plaza están en su derecho de plantear alegaciones y de formar parte del expediente. No obstante, creo que la intención de la Junta de incluir a la Aduana en el Registro Andaluz de Arquitectura Contemporánea, primero, y en el Inventario de Bienes Reconocidos del Patrimonio Histórico, después, ya no tiene vuelta atrás. Afortunadamente.

—El decano del Colegio de Arquitectos, Ramón Pico, opina que ha de dejarse a un lado la polémica y pensar ya en cómo integrar a la Aduana en el entorno…

—Me parece una sabia postura por parte del decano que, desde luego, es más sensato que quien le antecedía en el cargo. Ahora no valen los pataleos.

—¿Cuánto puede durar la modificación del proyecto?

—Ya lo dijo en su día el propio autor, César Portela: no más de un mes o mes y medio. Otra cosa distinta sería querer reinterpretar el equipamiento o buscarle otro uso. En ese caso, deberían hablar las administraciones.

—Sinceramente, ¿cree posible que la nueva Plaza de Sevilla esté lista para 2012?

—Por supuesto que sí. Todavía quedan tres años y pico. Si hay voluntad política, ganas de entenderse y dinero seguro que llegamos a esa fecha.

—Y ya puestos, ¿qué uso le daría usted al edificio en el futuro?

—Eso no me corresponde decidirlo ni a mí ni al Foro. Pero siempre he abogado por conectar la trasera de la Aduana con la fachada de la estación de trenes, dándole continuidad arquitectónica a ese espacio.

—¿Ha extraído alguna lección de todo esta historia?

—Que hay que vincularse a las causas justas, creer en los ideales y conservar las luces y las esperanzas por mucho que luego traten de quemarte en la hoguera.

Publicado por Alejandro Massia (Información)




RSS 2.0         Identificarse