cadizcentro.net

25/7/2008

La oposición denuncia que el kiosco de La Caleta es “ilegal”

Inicio > — josegalindo @ 8:32 am :: 3348

La polémica también acompaña al kiosco-bar que se levanta entre el Castillo de Santa Catalina y la playa de La Caleta. Al igual que ocurre con el equipamiento hostelero contemplado en la plaza de Santa María del Mar, los partidos de la oposición han alzado la voz contra una actuación que, según aseguran, vulnera el PGOU vigente, al construirse sobre un terreno catalogado como sistema general de espacios libres.

Los argumentos empleados por PSOE e IU son los mismos que utilizan para rechazar el proyecto previsto en la Rosa de los Vientos: el incumplimiento de los requisitos exigidos para edificar en un suelo de tales características, a la vista de lo que allí se está ejecutando. “No hay duda de que no va contar con una superficie inferior a los 20 metros cuadrados, ni tendrá una altura por debajo de los 4,5 metros, ni resultará fácilmente desmontable”, sostuvo ayer la concejala socialista Natalia Álvarez, quien se preguntó a continuación: “¿Cómo justificará el Gobierno local esta nueva ilegalidad?”.

Álvarez indicó que ha solicitado el expediente administrativo para conocer los detalles de la intervención, si bien reconoció albergar pocas expectativas de recibirlo, pues “llevo casi seis meses esperando el de Santa María del Mar y siguen sin dármelo”. Eso sí, advirtió que su partido no se quedará de brazos cruzados y que, “probablemente”, elevará el asunto al próximo Pleno municipal ordinario.

Por su parte, el portavoz de IU, Sebastián Terrada, acusó al Ayuntamiento de “saltarse a la torera” su propia normativa. Según dijo, en el pliego de condiciones aprobado por el equipo de Gobierno se hablaba de un establecimiento de 71,8 metros cuadrados, “lo que triplicaría lo permitido”, apostilló. De este modo, anunció la intención de su grupo de enviar un escrito de protesta al concejal de Urbanismo, Ignacio Romaní, para reclamarle “que dé marcha atrás”.

Terrada eximió de cualquier responsabilidad a la empresa ganadora, Sabor a Cádiz, “al limitarse a participar en un concurso con las condiciones que había”, señaló. En su opinión, es el Consistorio “el único que ha metido la pata” y el que debe “rectificar”. No obstante, recordó que la Junta de Andalucía puede intervenir de oficio “al ostentar las competencias en materia de suelo”.

Abierto en septiembre

Las reticencias a este negocio hostelero no proceden únicamente de los partidos de la oposición. También las asociaciones de vecinos de la zona han expresado sus discrepancias con unas instalaciones que abrirán sus puertas a partir del mes de septiembre con una concesión, en principio, de 12 años seguidos.

Las AAVV Gades La Viña, Carmen del Mentidero y Cádiz Centro recalcaron a este periódico el “impacto visual negativo” que, a su entender, provocará la implantación del kiosco-bar, al dificultar, según manifiestan, la contemplación de la playa y el Castillo de Santa Catalina. Igualmente, criticaron al Ayuntamiento por su “falta de información” al respecto y no descartaron movilizaciones, como en Santa María del Mar. El Gobierno local renunció ayer a hacer declaración alguna sobre el tema.

Publicado por Alejandro Massia (Información Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse