cadizcentro.net

30/5/2008

Las protestas laborales marcan el ritmo del pabellón Ciudad de Cádiz

Inicio > — josegalindo @ 8:47 am :: 3202

Quince minutos antes de terminar su clase de natación, Sara Alba, abandonó la piscina al ver a los trabajadores de Arasti Barca portando pancartas y silbatos. Como ella, los demás usuarios del Ciudad de Cádiz se ven obligados a convivir estos días con la situación laboral de estos 55 empleados que han visto congelado su salario. «El colectivo en general no puede estar ganando lo que gana. Estamos luchando por ser mileuristas y es indignante. Aquí hay padres y madres de familia que tienen que pagar una hipoteca», dice Manuel Baena, instructor de buceo, mientras sujeta una pancarta: Los trabajadores de Arasti Barca en lucha por un salario digno.

La medida afectó el horario de la totalidad de las clases de natación, musculación y aeróbicos ante la «comprensión» general de los usuarios.

Alfonso Galán, monitor deportivo de natación que lleva nueve años en el Ciudad de Cádiz, confiesa que llevan «ocho años con los sueldos congelados» y que «ya la situación se ha tornado insoportable porque la nómina ya no da para nada por el encarecimiento de la vida y porque nuestra situación ha cambiado. Cuando yo entré tenía novia y ahora estoy casado y con una niña», comenta.

De no solucionarse el conflicto, el 6 de junio finalizarán las jornadas de paros parciales para dar paso a una huelga general, según detalla Manuel Bienvenido, el Secretario General del Sindicato de Autonomía Obrera. «Esto está paralizado desde hace días y el Ayuntamiento no se ha dignado en ponerse en contacto con nosotros».

Apoyo de usuarios

La mayoría de los usuarios están sensibilizados con los trabajadores, puesto que «es muy poco lo que ganan», dice Ángeles Gamarra, que ha visto como sus clases de natación se han reducido.

Otros, como Antonio Dux-Santoy Pérez y Laura María Silva Medina, reconocieron a este medio que temen por las clases del próximo mes. «Entendemos que quieran mejorar su situación, pero el recibo ya nos lo han pasado por el banco y tememos perder el dinero si van a la huelga», confiesa él mientras que ella asiente con la cabeza después de abandonar la clase de musculación.

Publicado por Jesús M. Villasante (La Voz de Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse