cadizcentro.net

27/4/2008

Los vecinos de Cervantes 7 no se querellarán contra Quorum

Inicio > — josegalindo @ 7:30 am :: 3110

Los vecinos de Cervantes 7 han arrojado definitivamente la toalla. Después de darle muchas vueltas, las familias de esta finca del casco antiguo parecen tenerlo claro: no reclamarán en los tribunales una indemnización por los desperfectos que dejó en sus viviendas el incendio ocasionado, hace ahora dos años, en el almacén de la librería Quorum (situado en el patio interior del edificio).

Pero esta renuncia no se debe a falta de interés o desgana de los afectados, sino más bien a la ausencia de recursos económicos suficientes para asumir el coste que podría suponer embarcarse en un proceso judicial de este tipo.

“Hemos echado cuentas y comprobado que nos saldría muy caro pagar a los abogados y al procurador”. Así lo corroboró a este periódico Guillermo, uno de los residentes que hasta hace poco vivía en el inmueble. En su casa las llamas dejaron chamuscada gran parte de la cocina. “Tuvimos que cambiar los electrodomésticos y colocar nuevas tuberías, pues las que había se derritieron”, recuerda con resignación.

Los arrendatarios determinaron, entonces, organizarse y demandar a Quorum el arreglo de los daños producidos. La librería, por su parte, delegó el asunto en su seguro que, sin embargo, nunca afrontó la compensación exigida. Argumentaba para ello que no había quedado demostrada la responsabilidad de su cliente en el siniestro y no descartaba incluso la posibilidad de que éste fuera originado por algún vecino. La propia letrada Carmen Tejonero, que asesoró a los moradores a través de la Asociación de Ayuda al Inquilino, reconoce que el informe elaborado en su día por los Bomberos era “algo confuso” y “poco concluyente”. De ahí que recomendase a los damnificados no seguir adelante con sus reivindicaciones por la vía legal.

Lo cierto es que aquel suceso marcaría la vida de estos vecinos. Y no sólo por los perjuicios generados y no resarcidos. Tras el incendio, el propietario se apresuró a vender el edificio a un nuevo dueño, que en este tiempo no ha renovado el alquiler a tres de las siete familias allí alojadas. “Las otras se han salvado porque tienen contrato de renta antigua”, explica Guillermo, a quien no le quedó más remedio que marcharse con su mujer e hijos a un piso de la calle Santa Inés. “Si alguien se benefició de nuestra ruina fue Quorum, que ahora se ha hecho con el bajo de la finca”, sentencia indignado.

Publicado por Alejandro Massia (Información Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse