cadizcentro.net

17/4/2008

El Ayuntamiento, contra sus propias normas

Inicio > — josegalindo @ 8:28 am :: 3094

Seguramente nunca antes la instalación de anuncios o promociones de un evento en una determinada ciudad hubiera dado tanto que hablar como lo están haciendo en Cádiz las banderolas del Bicentenario. En una época en la que se prioriza la rehabilitación sobre la nueva construcción y se protege con tanto ahínco aquellos elementos arquitectónicos, artísticos o históricos de valor, el Ayuntamiento ha cometido un gran error: instalar las banderolas en las fachadas de numerosas fincas del casco histórico. En estas semanas ya se han denunciado y retirado dos que atentaban contra edificios protegidos por la Ley, como la casa palacio de Moreno de Mora en la calle Ancha, o que afectan a la protección de otros edificios, como la iglesia de Santiago. Pero el ‘caso’ de las banderolas va más allá. Muchas de ellas cuelgan de las fachadas (que han sido taladradas para colocar los soportes) de edificios protegidos por el vigente Plan General de Ordenación Urbana.

El PGOU protege a un total de 962 edificios en toda la ciudad. De ellos, 74 están ubicados en las calles en las que el Ayuntamiento ha instalado banderolas. Pues bien, nada menos que en 45 casos estos coloridos anuncios sobre el Bicentenario dañan fachadas protegidas en los diferentes niveles que contempla el PGOU. Un porcentaje (casi un 61 por ciento de las fincas) bastante elevado que confirma la mala planificación municipal en este proyecto de promoción.

Dentro de estos 45 edificios protegidos hay notables diferencias y peculiaridades. Los casos más llamativos ya fueron puestos de manifiesto por este periódico y parcialmente resanados por los técnicos del Ayuntamiento: la iglesia de Santiago y el palacio de Mora. En ambos casos, cabe recordar que los técnicos de la delegación provincial de Cultura y su gabinete jurídico están estudiando la posibilidad de imponer alguna sanción a la administración local por los desperfectos causados en ambos edificios catalogados como BIC (el de la calle Ancha) y entorno de BIC (el templo enclavado en la plaza de la Catedral).

Pero no son estos dos los ejemplos más importantes. El edificio en el que también se incumple la norma de modo más grave es la iglesia de San Agustín, que alcanza el mayor grado de protección (0), pese a lo cual luce en su fachada una banderola. Igualmente importantes son los casos del Seminario diocesano, con un grado de protección 1; y los números 11 y 21 de Ancha, 37 de Columela (que incluso tiene colgadas más de una banderola); 5, 13, 14, 23 y 25 de San Francisco (este último es el antiguo Instituto Rosario), 10 de la Catedral, 2-D de Columela, 2-4 de Novena y 12, 14 y 16 de Pelota, que también se encuentran en el nivel 1 del PGOU. El resto de casos corresponde a fincas catalogadas con grado 2.

Pese a esta diferenciación de niveles en el grado de protección, el PGOU establece una norma genérica para los casos de instalación de “cables, postes y elementos sobrepuestos de cualquier tipo, ajenos a los bienes inmuebles objeto de catalogación". Así, según el artículo 4.1.3. del PGOU, se prohíben todos estos elementos, a excepción de que impliquen “un daño mayor para el bien catalogado de su permanencia". Cosa que, lógicamente, no se da en estos 45 casos.

El Ayuntamiento ha anunciado que “en breve” retirará las banderolas, lo que ha motivado que Cultura paralice el estudio que estaba realizando para exigir que se eliminen todas. No obstante, el Consistorio anuncia también que para verano volverán a instalarse estas banderolas. Para esa ocasión, habrá que esperar si se vuelven a repetir los mismos problemas, sobre todo si paralelamente se trabaja para la protección y conservación del patrimonio de cara al 2012.




RSS 2.0         Identificarse