cadizcentro.net

5/4/2008

Qué será, será…

Inicio > — josegalindo @ 5:15 pm :: 3065
Alberto Ramos
(Diario de Cádiz)

Desde que el gobierno municipal del PP decidió que la principal protagonista del Bicentenario de la Constitución de 1812 debía ser Teófila Martínez, los gaditanos tuvieron claro el sinfín de fotos que iban a ver, aunque no comprendían qué era eso del Bicentenario. Inmediatamente se formaron corrillos en calles y plazas, se debatió en cafeterías elegantes y en peñas chabacanas, en los entreactos del concurso el Falla, bajo los pasos de palio, en la cola de los churros de la Guapa, en los debates del Ateneo, en los bares de las facultades universitarias, en las tertulias de periodistas, moderadas por su presidente, frente a la Asociación de la Prensa, en el foro pro-Aduana, en las reuniones rocieras, en las asambleas de las Brigadas Amarillas, en los bingos caleteros y en el botellón dominical de la plaza de Mina; se prestó especial atención a los partes oficiales de Onda Cádiz, a la rumorología popular, a los detalles de Pérez Sauci, incluso hubo alguien que llegó a leer las columnas de Alberto Ramos los sábados en Diario de Cádiz. Pero nada. Nadie conseguía enterarse de qué iba eso del Bicentenario.

Hasta que llegó el glorioso mes de marzo de 2008, cuando, tras refrescar la imaginación de los gaditanos con aires fríos venidos del norte de Europa sobre el significado de la Constitución de 1812, aparecieron, como por arte de magia, unas banderolas de colores por las calles de la ciudad para explicar qué será el 2012. Unas banderolas estratégicamente situadas en el circuito por el que, de vez en cuando, pasea la comitiva municipal para hacerse visible a los gaditanos. Unas banderolas que, primando el carácter didáctico de su mensaje, no han reparado en fijarlas taladrando fachadas de piedra ostionera o mármol; banderolas que han atornillado en modestos edificios construidos en el siglo XVIII, o en palacios declarados Bien de Interés Cultural; banderolas que han perforado fachadas que fueron anteriormente requeridas de ornato, y fachadas recién reparadas y pintadas; banderolas que se han colocado en edificios privados sin consultar a sus propietarios… Pero todo eso es lo de menos, en este caso la propaganda justifica los medios.

Y ya los gaditanos saben lo que será el 2012. Será infraestructuras que harán administraciones gubernamentales, aunque las publicite como propias el Ayuntamiento; será actividades culturales, aún sin programar; será intercambio de países, como si fueran cromos; será rehabilitación, ¿ejecutada por quién?; será encuentros ¿en la tercera fase?; y será, entre otras ensoñaciones, debate social… ¿Debate?, ¿intercambio de ideas y opiniones?, ¿en Cádiz?, en Cádiz no hace falta debate, pues, como todos sabemos, la doctrina única y verdadera emana del sillón de San Juan de Dios.




RSS 2.0         Identificarse