cadizcentro.net

9/1/2008

La Casa de los jesuitas en Barrocal pasa finalmente a manos privadas

Inicio > — josegalindo @ 4:06 pm :: 2897

Alrededor de tres meses después de que la comunidad de los jesuitas abandonara completamente la capital gaditana, la finca que habitaban en la calle Barrocal cuenta con un nuevo propietario. Se trata de la empresa ACL Diseño y Cálculo de Estructuras, encargada de la asistencia técnica del Segundo Puente que se construirá sobre la Bahía.

La operación del citado inmueble se cerró finalmente el pasado viernes, día 4 de enero, con las correspondientes firmas de la escritura del inmueble, que de esta forma pasa a manos particulares tras años de pertenencia a la comunidad jesuita. No obstante, el proceso mantenido por ambas partes hasta la firma final se ha alargado durante alrededor de seis meses.

En un principio, la intención de la comunidad de los jesuitas fue dejar el inmueble del número 5 de la calle Barrocal en manos del Obispado de Cádiz, que tras estudiar la oferta declinó aceptarla porque, según explicaron en este periódico, las condiciones de la finca no hacían posible establecer allí la residencia sacerdotal que en principio tenían proyectada, por lo que descartaron esa inversión (muy cercana en el tiempo a la que firmaron con la hermandad de la Santa Caridad para hacerse con el inmueble del antiguo hospital de San Juan de Dios, donde se están realizando actualmente obras para la apertura de una residencia de ancianos).

Ante esta renuncia de la Iglesia de Cádiz, fue cuando se atendió la propuesta de la empresa ACL, que tras meses de negociación conseguía el pasado viernes hacerse con la propiedad de la finca, que ocupa un total de 570 metros cuadrados. Según aseguraban ayer los jesuitas, por medio del viceprovincial, estas dos ofertas son las únicas que se han manejado sobre este inmueble, descartándose así otras opciones o posibles compradores.

El número 5 de la calle Barrocal fue sometido a una rehabilitación hace apenas tres años, por lo que el estado del edificio no hará necesarias obras de gran envergadura, por el buen estado de conservación que presenta pese a la marcha de los jesuitas. No obstante, la adaptación de la antigua residencia a un lugar de trabajo hace establecer un período de no menos de un mes para poner en marcha las nuevas oficinas de ACL.

Esta empresa compagina su asistencia técnica en las obras del Segundo Puente -labor que compartirá con el propio Manterola, autor del proyecto- con su trabajo en los metros de Sevilla o Granada, en varios tramos de la autovía A7 o en la nueva autopista entre Ciudad Real y Córdoba.

El fundador y presidente de esta empresa es Alejandro Castillo Linares, ingeniero de Caminos, Canales y Puertos especializado en Estructuras. Actualmente trabaja en un estudio situado en la calle José del Toro, en Cádiz capital, con un equipo compuesto por trece personas. Según explicaba ayer a este periódico, las dimensiones de la sede actual ya no reunían las condiciones mínimas para efectuar el trabajo, por lo que ha sido necesario la adquisición de este inmueble.

Publicado por Pablo Manuel Durio (Diario de Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse