cadizcentro.net

11/11/2007

La Policía de Barrio deja de prestar servicio en la mayoría de las zonas concertadas

Inicio > — josegalindo @ 11:09 am :: 2770

El servicio de la Policía de Barrio ha desaparecido casi al completo de las siete zonas que tenían concertadas estas labores con el Ayuntamiento desde hace varios años. Santa María, La Viña, El Pópulo, El Mentidero, La Laguna, Puntales y Loreto ya no gozan de este privilegio y desde hace meses no cuentan en sus calles con la protección de unos agentes que se habían convertido en los últimos tiempos en sus ángeles de la guarda. En la actualidad, las patrullas unipersonales han dejado el cuidado de los barrios para compartir sus funciones con otras en otros lugares de la ciudad. Mientras que cuando se puso en marcha la Policía de Barrio las patrullas de cada barrio estaban formadas por dos personas, ahora se ha reducido a una o ninguna en la mayoría de los casos y ni siquiera están en las ubicaciones que le fueron asignadas.

Además, la prometida ampliación del servicio ha quedado también aparcada por la falta de personal que existe en el Cuerpo. En principio, la alcaldesa aseguró con sus promesas electorales que los nuevos agentes que han entrado en la Policía se dedicarán a esta labor, pero estos siguen en la Academia y no comenzarán a trabajar en la calle hasta finales del año que viene. Asimismo, la aprobación del nuevo convenio de los funcionarios tampoco favorece a este servicio, pues los agentes que se dediquen a la Policía de Barrio cobrarán menos que los que formen parte de otras patrullas.

Barrios como el de Astilleros, Segunda Aguada o la Barriada de La Paz, que llevan años demandando la creación de esta figura y que cuentan con importantes nivel de población, siguen la espera del servicio aunque desconfían en que pueda llegar a hacerse realidad.

SANTA MARÍA

Cubren también al Ayuntamiento

En la actualidad sólo hay un agente en el barrio, pero éste debe compartir su estancia en los asuntos ciudadanos con todo lo que surja en el Ayuntamiento-guardias, bodas, recepciones, plenos- y sus alrededores, algo bastante usual. La asociación de vecinos ha destacado la labor realizada por el agente, que ha conseguido hacer frente a problemas como el incumplimiento de las normas de tráfico, el consumo de alcohol y estupefacientes en la calle, los actos vandálicos y la venta de drogas, entre otros.

LA VIÑA

Sin vigilancia ni seguridad

Los responsables vecinales aseguran que el único agente que les queda en la Policía de Barrio ya apenas visita sus calles porque le han asignado otras labores en otras zonas. «Necesitamos una persona de forma permanente», apuntó el dirigente de la entidad, Pepe Lado, que también aseguró que La Viña sigue sufriendo problemas de paro, falta de limpieza y de seguridad, así como otras deficiencias relacionadas con el mantenimiento urbano. También denuncia la escasa vigilancia que se está llevando a cabo sobre los propietarios de perros que dejan sus excrementos en plena calle. «Nosotros hacemos incluso campañas a favor de la recogida de los excrementos repartiendo bolsas de plástico, pero mientras no multen a los dueños no hay nada que hacer», explicó Lado.

MENTIDERO

Sin noticias oficiales de su marcha

Desde hace varios meses los vecinos del Mentidero no ven aparecer por sus calles al único agente que estaba ejerciendo como Policía de Barrio, pues suele ocupar otros puestos en la ciudad. Paco Gallardo, el presidente de la asociación de vecinos, apunta que «en los meses de verano se lo llevan para la playa, en Navidades y durante la Semana Santa para el centro y cuando surgen otros problemas pues también recurren a él desplazándolo de sus funciones». El responsable de la entidad asegura que el barrio necesita a una persona durante todo el día para que vigile problemas como la circulación y otras dificultades ya que se trata de una de las zonas que concentra mayor población del casco histórico por la ubicación de las facultades de la Universidad de Cádiz, el colegio Carlos III o la gran flota de vehículos que se desplaza a diario por sus calles. Además, puntualiza que existen otros problemas como obras que no cumplen con la normativa, venta de drogas y otros actos incívicos que suelen afectar a la buena imagen del Mentidero.

EL PÓPULO

Vuelven los problemas de tráfico

Los dos agentes con los que contaba este barrio hace un año han sido desplazados a otras tareas, así como a cubrir las necesidades que a menudo surgen en el vecino de Santa María. Por este motivo, han quedado sin cubrir los problemas a la hora de la salida del colegio de San Martín o la proliferación de la circulación de vehículos por las calles peatonales del Pópulo. Por este motivo, el responsable de la asociación de vecinos, Antonio Gallardo, ha solicitado un aumento de plantilla al Cuerpo de la Policía Local, «ya que los policías de barrio no tienen la culpa de que les asignen otros servicios complementarios», recalcó. Además, Gallardo criticó que nadie les ha comunicado los motivos de este progresivo desmantelamiento de un servicio que había sido vendido a la ciudadanía en las elecciones.

LORETO

Atendidos por el agente de Puntales

En la actualidad sólo cuentan con la vigilancia que realiza un sólo agente, el cual se encuentra cubriendo a la vez la barriada de Loreto y Puntales. A pesar de que cuenta con una población de 14.000 habitantes, la seguridad del barrio ha descendido en el último año, ya que entonces tenían asignados dos policías. Por este motivo, demandan que se siga manteniendo el servicio de vigilancia a la hora de la entrada y salida del colegio, así como más atención sobre los actos incívicos de los propios ciudadanos. Pepe Aragón, el presidente de la entidad, destaca los grandes logros que se han conseguido durante los años que ha estado en funcionamiento este dispositivo y recuerda que la propia alcaldesa les ha prometido la incorporación de nuevos policías.

PUNTALES

Condicionados por otros servicios

El único agente que se encarga en estos momentos de vigilar y realizar su labor en Puntales se ha visto obligado a compartir sus funciones con otros servicios, como la atención a los ciudadanos de Loreto y los requerimientos de la propia Policía Local. Según el presidente de la asociación de vecinos, José Manuel Hesle, el servicio cuenta cada vez con menos recursos humanos y, por tanto, no pueden realizar la labor propia de un Policía de Barrio. «No están cubiertas ni las mañanas ni las tardes», puntualizó el portavoz de la entidad, que también solicitó al Ayuntamiento su apuesta por esta actividad. «No está funcionando porque parece que desde la propia Jefatura de la Policía Local no se está apostando, lo que llama la atención porque es una apuesta de la propia alcaldesa», reclamó.

LA LAGUNA

Un agente continúa en el barrio

En el barrio de La Laguna la Policía de Barrio funciona al 50% pues de los dos agentes que comenzaron a trabajar en esta labor sólo queda uno. Hasta ahora, esta persona continúa dando servicio y ayudando a los ciudadanos en los diferentes problemas que van surgiendo en el día y a día, a pesar de que estos se le multiplican a diario. De hecho, se trata de uno de los barrios más poblados de la ciudad pues concentra en la zona a más de 25.000 habitantes. El tráfico es uno de los principales inconvenientes que sufre esta área de la ciudad y, sobre todo, el problema de la falta de aparcamientos, que hace que los vecinos estacionen sus vehículos en zonas prohibidas. Los agentes han conseguido acabar con problemas más graves como los robos o la venta de drogas.

Publicado por Nuria Agrafojo (La Voz de Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse