cadizcentro.net

5/11/2007

Juan Guerrero: “Estaba equivocado con el trabajo que se realiza en la administración”

Inicio > — josegalindo @ 1:14 pm :: 2766

Dice que abandona el cargo de gerente satisfecho por el trabajo realizado. Pero reconoce que echará de menos durante bastante tiempo el trato directo con los vecinos. Se marcha como vino, sin hacer ruido, y convencido de haber contribuido a que en 2012 la infravivienda ya no sea un problema en la capital.

—¿Por qué se marcha? ¿No estaba a gusto en el puesto?

—En absoluto. Estaba muy a gusto en la Oficina de Rehabilitación. No hay que buscar tres pies al gato a esta decisión. Lo único que pasa es que ha surgido la oportunidad de volver a la actividad privada, concretamente a una empresa con participación familiar, y he aceptado el reto.

—¿Cómo han acogido la noticia sus compañeros? ¿Lo han entendido?

—Sí claro, sin ningún problema. Aunque es verdad que la gente no se lo esperaba. Ha sido una sorpresa para todos, incluso para mí. Yo tampoco tenía previsto irme a los dos años. Pero las circunstancias vienen como vienen y no hay que darle más vueltas.

—¿Qué valoración hace de su estancia al frente de la Oficina? ¿Se han cumplido todas sus expectativas?

—Me voy satisfecho con la labor realizada, aunque yo no soy quién para juzgar los resultados de mi labor. Eso corresponde hacerlo otros. Lo que sí podría decirte es que, al menos, lo he intentado. Creo que he desarrollado un trabajo interesante en colaboración con mucha gente. Aun así, queda mucho todavía por hacer. El que me sustituya tiene una tarea muy bonita por delante.

—¿De qué parte de su gestión se siente más orgulloso?

—He disfrutado mucho y me lo he pasado muy bien con todo lo concerniente al proyecto de la Casa de las Viudas. Pero todas las actuaciones tienen algo especial. La puesta en marcha de la orden de ayuda a los comercios también ha sido algo muy gratificante para mí, por no hablar de la cantidad de ascensores que se están colocando en muchos edificios. Es difícil destacar una cosa concreta, de verdad. Prefiero quedarme con el conjunto de lo acometido.

—¿Qué le ha supuesto este trabajo a nivel personal?

—Muchísimo. El contacto con las asociaciones de vecinos y con todas las familias que atendemos diariamente ha sido una experiencia humana realmente enriquecedora e inolvidable.

—Usted venía de la iniciativa privada. ¿Qué le ha llamado más la atención de la administración pública?

—Profesionalmente, ha significado una etapa nueva en muchos aspectos. Como bien dices, me ha servido para conocer, desde una perspectiva distinta, la administración y lo que es el funcionamiento del servicio público. Cuando estamos fuera nos mostramos excesivamente críticos con este ámbito, y yo era el primero. Pero al vivirlo desde dentro, he comprobado que no llevaba razón. Me he quedado asombrado con la vocación y la dedicación de la gran mayoría de los funcionarios que han estado a mi lado. Creo que podemos estar muy orgullosos del personal que tenemos.

—¿Alguna espina clavada o meta que no haya conseguido consumar?

—Hombre, si algo me apena es que no voy a ver, desde dentro de la Oficina de Rehabilitación, cómo se tira el último partidito en el casco antiguo. Eso es lo único que me puede doler en un momento dado. Pero, por otro lado, estoy seguro de que se van a cumplir los objetivos y que en 2012 no habrá ni una sola vivienda indigna en la ciudad de Cádiz.

—Se marcha ahora precisamente que el clima con el Ayuntamiento había empezado a mejorar, a raíz de la última reunión entre Manuel Chaves y Teófila Martínez…

—Aquí hay que matizar una cosa. Mucha gente no lo sabe, pero las relaciones de la Oficina con el Ayuntamiento en cuanto a técnicos se refiere siempre han sido buenas. Y son sólo las relaciones políticas las que pasan por altibajos. Sí es cierto que antes teníamos dificultades para hablar con el concejal de Urbanismo y que, de un tiempo a esta parte, nos hemos visto con bastante asiduidad. Ahora bien, no sé si el cambio se debe a la visita de Manuel Chaves o a que han pasado las elecciones municipales. En todo caso, bienvenida sea esta nueva situación y sólo me cabe desear que dure.
—De todos modos, Juan Guerrero no pasará a la historia por polémico, al menos como gerente de la Oficina.

—Siempre he tratado de no caer en peleas absurdas. Los políticos están para resolver los problemas de las personas, no para complicárselos. En este sentido, las administraciones están obligadas a ayudarse entre ellas porque las dos persiguen la misma misión: trabajar al servicio del ciudadano.

—¿Está motivado con la nueva andadura que comienza?

—Por supuesto. La encaro con muchísima ilusión, como todo lo que he hecho en mi vida. Tengo la suerte de entusiasmarme con los proyectos nuevos que emprendo. Y éste no podía ser menos. Además, se trata de un campo muy bonito, como es el de la energía fotovoltaica.

—¿Qué es lo que más va a echar de menos a partir de ahora?
-—Sin duda, el contacto personal con tanta gente como he tenido a lo largo de estos dos años. Ha sido para mí lo más reconfortante de este trabajo. Me encantaba tratar con los vecinos, conocer sus problemas, inquietudes y verlos convencidos de que la Junta les iba a ayudar. Me resulta difícil hacerme a la idea de que ya no va a ser así cuando me levante cada mañana.

—¿Y lo qué no vas a añorar?

- La sensación desagradable o la actitud insolidaria y egoísta de determinados propietarios. Ese desasosiego o frustración que te entra cuando no los puedes convencer para que arregle su edificio. Éso, desde luego, no lo voy a echar de menos.

Publicado por Alejandro Massia (Información Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse