cadizcentro.net

30/10/2007

Las ordenanzas fiscales salen adelante con la mayoría del Partido Popular

Inicio > — josegalindo @ 8:01 am :: 2753

Sólo una hora y media necesitó ayer el equipo de Gobierno local para aprobar las ordenanzas fiscales que regirán el próximo ejercicio económico. Durante el Pleno extraordinario, los grupos municipales no se salieron del guión previsto, manteniendo la postura ya anunciada el día anterior por este periódico. Así, los nuevos tributos, que oficialmente subirán una media de un 2,7 por ciento en 2008 –conforme al IPC interanual–, salieron adelante sólo con la mayoría del PP.

Tanto PSOE como Izquierda Unida esgrimieron razones similares para rechazar la propuesta de modificación de tasas planteada por los populares. Ambos partidos culparon al Gobierno local de aplicar incrementos mayores de los asegurados y reclamaron una menor presión fiscal para una ciudad que ya, de por sí, figura entre los primeros puestos del ranking tributario español.

El portavoz municipal de IU, Sebastián Terrada, denunció el aumento “desproporcionado” que, a su juicio, se producirá en los recibos del agua, el tratamiento de residuos sólidos o el IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles). Este último –afirmó– llegará a experimentar un crecimiento del 5 por ciento, cuando se le sume el valor catastral que establece el Gobierno central, situándose el pago por encima incluso del que se cobra en grandes capitales como Barcelona. “Sean honestos y digan la verdad a los gaditanos”, exigió el edil izquierdista.
Terrada criticó el “afán recaudatorio” del PP y abogó por unas ordenanzas “más sociales”, que incluyan mayores bonificaciones para las familias numerosas, los propietarios de viviendas de protección oficial (VPO) o aquellas empresas que creen empleo.

Por su parte, el concejal del PSOE, Federico Pérez Peralta, solicitó la congelación de las ordenanzas fiscales, además de rebajar el 50 por ciento del IBI a los domicilios que tengan instalaciones de energía solar. “Aportaríamos nuestro granito de arena en la lucha contra el cambio climático”, apuntó el edil socialista.

Por cierto, que Pérez Peralta también cargó contra el IBI acordado, elevando su posible subida casi al 6 por ciento, frente al 2,7 prometido por el equipo de Gobierno. “El análisis del PP no resiste ni los análisis más simples”, aseveró, para reivindicar seguidamente “otra política impositiva”, que sea “más equitativa en el reparto de las cargas”. Igualmente, aprovechó para pedir un censo real de quienes pagan el IAE (Impuesto de Actividades Económicas), ante sus sospechas de que desde el Ayuntamiento se estén “inflando” los ingresos previstos por este concepto.

Igual que en Puerto Real

La defensa de la actualización de tributos corrió a cargo del teniente alcalde de Hacienda, José Blas Fernández, quien tildó de “catastrofistas” y “faltos de fundamento” los argumentos expuestos por la oposición. “No será tan mala la revisión que hacemos cuando en Puerto Real el PSOE e IU han pactado también un aumento del 2,7 por ciento”, replicó. El edil popular explicó, además, que la recaudación proveniente de las tasas locales representa, “tan sólo”, un 31 por ciento de los ingresos del Consistorio. Una partida equivalente a la mitad de lo que “vamos a gastar en personal directo e indirecto”, según sostuvo.

Fernández se remontó también a la época en que el PSOE gobernaba la ciudad para rememorar subidas del IBI “mucho más alarmantes” que, según dijo, llegaron a alcanzar el 28 por ciento en 1991. En cuanto al IAE, recordó que un 35 por ciento del dinero recibido iba a parar a Diputación, “administración donde usted es vicepresidente –señaló refiriéndose a Pérez Peralta– y en la que no nos consta que vaya a reducirse este impuesto”, puntualizó.

El concejal de Hacienda concluiría su primera intervención lamentando que ningún partido presentase ayer una enmienda a las ordenanzas fiscales, “donde se viese una alternativa con las partidas devengadas”. Y lamentó que desde la oposición no se hubiese tenido en cuenta las exenciones contempladas en varios conceptos por diferentes motivos (invalidez, familia numerosa…).

Esta última queja indignaría a Terrada que, en su segundo turno, cuestionó la solidez de las bonificaciones gaditanas. “Deben ser las más bajas de España”, enfatizó. El edil de IU acusó a Fernández de no rebatir ninguna de sus críticas y de limitarse a “mirarse el ombligo”. Sin embargo, “la realidad es que una familia media que tenga un piso, un coche y use las instalaciones deportivas va a pagar el año que viene cerca de 300 euros más”, precisó.

Por otro lado, Pérez Peralta retó al equipo de Gobierno a devolverle a los contribuyentes la cuantía del recibo del IBI que exceda en el futuro la presunta subida del 2,7 por ciento.

Para políticas sociales

Como era de esperar, ninguna de estas iniciativas fueron acogidas de buen grado por el equipo de Gobierno, advirtiendo que de hacerlo se volvería a generar un déficit económico. Por último, la alcaldesa, Teófila Martínez, compartiría el turno con Fernández, para informar que la subida del IBI supondría 700.000 euros más de lo recaudado el pasado año por esta tasa. “Una cifra que servirá para pagar las políticas sociales que no asume la Junta de Andalucía en Cádiz”, sentenció.

Publicado por Alejandro Massia (Información Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse