cadizcentro.net

16/10/2007

La Junta estrena fórmulas para convencer a los dueños que se resisten a rehabilitar sus fincas

Inicio > — josegalindo @ 6:50 am :: 2708

La Junta de Andalucía busca fórmulas para convencer a aquellos propietarios de fincas que requieren rehabilitación y que hasta ahora no han accedido a firmar el convenio de infravivienda. Hay que tener en cuenta que cada vez son menos fincas calificadas como infravivienda -aunque aún quedan entre 100 y 120, según los cálculos de la Junta- y que además la Oficina de Rehabilitación está peleándose contra los promotores privados y contra el Ayuntamiento para hacerse con alguna de ellas.

Una de las novedades es ofrecer al propietario de la finca en cuestión la posibilidad de construir fuera de convenio garajes o locales que, al ser sufragados por el dueño del edificio, éste podría vender o alquilar en el mercado libre en cuanto estuvieran terminados.

Otra posibilidad es firmar un convenio para rehabilitar un edificio y dejar algunas de las viviendas que vayan a construirse fuera de ese acuerdo. De esta manera, el propietario pagaría esas viviendas (que al entrar en la misma obra saldrían mucho más baratas) y se beneficiaría también, porque no tendría que esperar los 10 años que debe dejar esos otros pisos en manos de la Junta para los vecinos que vivían allí o para otros nuevos que quiera realojar la Administración regional.

Algunas de estas fórmulas ya han empezado a aplicarse, como es el caso del paquete de edificios que saldrá a licitación en breve. Así, en la calle Rosa, 4 se construirán 11 viviendas y dos locales; en Pericón de Cádiz, 3-5, otras ocho plazas de garaje además de 10 pisos; también en Rosa, 22-24 está prevista la demolición, manteniendo la fachada, para construir siete viviendas y un local. Un caso similar es el callejón de Osorio, donde se habilitarán 50 viviendas para jóvenes con garajes.

En muchos de estos casos, las viviendas se sacan a licitación condicionadas a la firma del convenio entre Junta y propietario a posteriori. Esto se debe a que muchas veces el propietario exige saber el precio final de la obra para conocer cuánto tendrá que desembolsar para acometer los trabajos. Hay que tener en cuenta que la obra sale a licitación con un presupuesto de salida, pero las empresas a veces ofrecen hacerla por menos dinero. Algunas, además, se quedan desiertas. Éste es el caso de cuatro de las fincas que salen ahora a concurso, que procedían de convocatorias anteriores en las que no se eligió a ninguna constructora: Rosa, 22-24; Abreu, 5; Guatemala, 10 y Carmen, 10.

De esta forma, a pesar de que tenga que hacer una inversión grande al principio, podrá recuperar su dinero rápidamente mediante la venta de los garajes, los locales o los pisos que no han entrado en el convenio.

«Nosotros ponemos esa posibilidad encima de la mesa; más de ahí no podemos ofrecer», subraya el gerente de la Oficina, Juan Guerrero. Y es que no se puede obligar a los propietarios a que rehabiliten un edificio, a no ser que el Ayuntamiento de Cádiz presione a través de la inspección técnica de viviendas e imponga la obligación de realizar obras de seguridad en la finca, bajo la amenaza de expropiarla.

Publicado por Mabel Caballero (La Voz de Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse