cadizcentro.net

2/10/2007

Cerrojazo al mercado

Inicio > — josegalindo @ 3:54 pm :: 2667

El Mercado Central se convirtió ayer en el centro de todas las miradas al producirse el esperado cierre de las instalaciones. Detallistas, clientes y curiosos pisaron ayer por última vez este recinto antes de que se lleve a cabo la ansiada remodelación que lo convertirá en uno de los edificios más importantes de la capital y cuyos trabajos se prolongarán durante 18 meses aproximadamente.

Desde primera hora de la mañana los minoristas se encerraron en el edificio para llevar a cabo una mudanza que se prolongó hasta altas horas de la tarde. Era el último día para realizar estas labores y la tensión se podía palpar nada más pisar las instalaciones. Golpes, gritos y multitud de desperdicios abandonados en mitad de los pasillos del interior del recinto convertían la zona en un lugar inhóspito, muy diferente al que se ha podido visitar durante todos estos años.

Eduardo Doeste era uno de los detallistas que recogía ayer sus últimos enseres de su puesto mientras recordaba sus primeros trabajos en este edificio en los años 50. «Sólo me quedan aquí algunos papeles y otras cosas que no me las voy a llevar porque en el otro puesto no me caben», comentaba con nostalgia este veterano carnicero que se mostraba optimista con la rehabilitación del mercado y el trabajo provisional en la carpa.

Sin embargo, los detallistas no estaban solos en el mercado, y mientras ellos recogían sus últimas pertenencias otros aprovechaban para llevarse algunas frutas y verduras que habían dejado los minoristas a la hora de llevar a cabo la mudanza a la carpa.

Como si de las rebajas de El Corte Inglés se tratasen, dos señoras rebuscaban en los desperdicios abandonados en los puestos y conseguían algunas berenjenas, patatas y cebollas que se guardaban en sus bolsos. «Entonces ya sólo tengo que comprar ajos», decía una de las mujeres entre risas y con su bolso lleno, que seguía investigando puesto a puesto para intentar llenar la nevera con la generosidad de los detallistas.

Actividad en la carpa

Las cajas tiradas en el suelo, las barajas echadas y las vitrinas vacías mostraban el fin de la actividad comercial en el recinto, una imagen que contrastaba con el nerviosismo y la actividad que se percibía en la carpa instalada de forma provisional, que está situada en la misma plaza de abastos. Los minoristas ultimaban los detalles, repasaban las instalaciones y acondicionaban su puesto para que hoy todo pueda estar a punto para atender a sus clientes en esta otra ubicación.

José Luis Paramio, uno de los vocales de Asodemer, aseguró que el traslado se produjo sin inconvenientes, de manera que la nueva carpa abrirá hoy sus puertas para emprender un nuevo camino hacia un mercado mejor. Ahora sólo toca esperar.

Publicado por Nuria Agrafojo (La Voz de Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse