cadizcentro.net

5/8/2007

La Junta busca fórmulas para abrir la plaza escondida frente a la Catedral

Inicio > — josegalindo @ 8:06 am :: 2519

Muchos gaditanos no conocen su existencia. Detrás de la fachada situada justo enfrente de la capital se abre un enorme patio al que sólo se tiene acceso por los edificios de la calle Barrocal. La pequeña plaza está conformada por el espacio que dejan dos fincas: Barrocal 9-11 y Barrocal, 13. La primera pertenece a unos particulares y la segunda fue adquirida por la Oficina de Rehabilitación de la Junta de Andalucía. La idea era comprar ambas, pero finalmente los propietarios de la primera decidieron no deshacerse del edificio y al final se hará una rehabilitación conjunta, pero manteniendo los titulares.

La necesidad de actuar de manera conjunta sobre estos dos espacios vino motivada porque en el vigente Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) así se contemplaba. Finalmente, tras algunos cambios, ha sido necesario realizar un estudio de detalle para evitar el trámite de una modificación puntual del planeamiento. Así, lo que se ha decidido es una ordenación alternativa, respetando la idea de mantener esa plaza pública en el medio.

Este estudio de detalle -firmado por los arquitectos Antonio Álvarez Gil y Salvador García García-, que ya está concluido, se presentará en la Gerencia Municipal de Urbanismo el próximo mes de septiembre, por lo que según el director técnico de la Oficina de la Junta, Jesús Martínez, las obras podrían dar comienzo en un año.

De las dos, Barrocal, 13 es el inmueble más amplio. El solar tiene una superficie de 850 metros cuadrados, mientras que el otro (Barrocal, 9-11) tiene 437 metros, casi la mitad. En total, la edificabilidad que sale en esta operación es de 2.183 metros cuadrados. La idea es hacer 16 viviendas (diez de dos dormitorios y seis de tres habitaciones) en Barrocal, 13 y otras once (diez de dos dormitorios y uno de tres) en el otro edificio, que aún continúa habitado. Seis familias permanecen todavía allí a la espera de que cuando esté todo preparado se les busque reubicación. Las doce familias de Barrocal, 13 ya salieron hace tiempo para casas de realojo.

La intención es que las 18 familias vuelvan a esta nueva área residencial una vez que se haga la operación y, además, habrá nueve viviendas más para otras tantas familias gaditanas.

Desde que se empezó a forjar esta operación, la idea de los responsables de la Oficina de Rehabilitación era abrir esta plaza al tránsito público, haciendo permeables los locales de la Catedral, sin necesidad de que perdieran su uso.

De hecho, el acceso desde la calle sólo es posible por las fincas que dan a la plaza de la Catedral: la del bar Catedral y la colindante en la que se ubica un negocio de empanadas. El dueño de este establecimiento, que está en régimen de alquiler, no se mostró partidario y tampoco el propietario de la finca, un gaditano oriundo de La Viña y que ahora vive en Cataluña.

Hubo conversaciones, pero no se llegó a un acuerdo. Así lo confirma Javier Bote, propietario del bar Catedral que en un futuro cercano comenzará las obras para habilitar la finca donde se ubica este negocio de hostelería, con el fin de que albergue un hotel de tres estrellas.

Obras complicadas

Las obras en las dos fincas se prevén complicadas, ya que será difícil meter la maquinaria allí al no tener acceso directo desde la calle. Además, es necesario demoler buena parte de ambos edificios y muchas construcciones que en la actualidad tapan parte del patio. Lo único que es obligado respetar es una arcada interior que está protegida.

En un principio se pensó ubicar allí garajes, pero se desechó la idea finalmente, sobre todo por los accesos.

Los huéspedes del futuro hotel podrán ver este rincón oculto por la parte trasera

El patio formado por las dos fincas de Barrocal será la vista trasera del hotel que planea construir en la plaza de la Catedral Javier Bote, propietario de la finca y del bar Catedral.

Bote asegura que está «encantado» con la rehabilitación de las dos fincas porque de esta forma, los clientes que se hospeden allí tendrán una vista mucho más digna de lo que ahora puede verse. En la actualidad, el patio está lleno de vegetación, de jaramagos y de construcciones que se han ido haciendo con los años. La mayor parte de ellas deberán eliminarse con la remodelación de los dos edificios.

Boto es propietario, además, de un bar que abrirá sus puertas también en la plaza de la Catedral, junto al negocio de empanadas y que también dispone de un acceso al patio.

El empresario manifestó estar dispuesto a dialogar con la Junta para ver de qué manera se le puede dar uso a la plaza. «Yo estaría encantado de poder poner allí una terraza para dar más vida a ese espacio», señaló.

Publicado por Mabel Caballero (La Voz de Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse