cadizcentro.net

25/6/2007

Benjumeda, 17: Una obra muy complicada para ocho viviendas

Inicio > — josegalindo @ 4:03 pm :: 2416

Benjumeda, 17 es una finca en forma de L que no da a fachada. Forma parte de una tipología peculiar de inmuebles a los que se entra por una especie de pasillo en la planta baja de otro edificio y que conduce al interior de la manzana.

Esta característica hace que sea especialmente complicado ejecutar la rehabilitación, porque no se puede meter maquinaria por el estrecho pasillo. En otros casos similares, se ha podido emplear una finca colindante para hacerlo, pero aquí no se puede. La casa que está delante y da a fachada, el número 19 de Benjumeda, no contiene infravivienda, por lo que no se justifica una intervención en ese inmueble que propiciara una operación conjunta.

El proyecto contempla realizar dos viviendas en la planta baja, ambas de dos dormitorios, y lo mismo en la primera. En la segunda hay un dúplex de tres dormitorios y un piso de dos, y en la tercera -además del dormitorio correspondiente al dúplex- dos pisos de una habitación. Los tamaños varían desde los 36 a los 60 metros cuadrados útiles.

Así las cosas, al director técnico de la Oficina de Rehabilitación, Jesús Martínez, le preocupa tanto el tema de llegar a un acuerdo con la propiedad para sacar a concurso las obras por un precio adecuado como el encontrar una empresa que asuma que no podrá meter máquinas. Estos factores podrían causar que las obras quedaran desiertas, con el consiguiente retraso de al menos medio año. Si esto ocurriera, se podría elegir una empresa para que hiciera la obra aunque no tenga calificación de contratista público, pero se perdería tiempo.

Martínez habla de casos de proyectos que peligran o que ha habido que abandonar por causa de estos motivos. En la calle Rosa 22 y 24, las obras se han quedado desiertas porque salieron a concurso por un precio demasiado bajo, por lo que ahora se volverá a intentar adjudicar.

En el número 10 de la calle Carmen, con tres pisos, la complejidad de los trabajos hace que sean muy caros. Si la propiedad encuentra alguna empresa que acometa los trabajos en los próximos días se podrá hacer la actuación, si no habrá que renunciar. También se renunció a la actuación de Goleta, 8, donde salían cuatro pisos y que resultaba demasiado costosa. La finca fue adquirida por otro propietario que, afortunadamente, asumió a los inquilinos realojados. Otro caso de obra compleja: no hay manera de localizar a la propietaria de Santo Domingo 29-31, que vive en Almería. Los vecinos también están realojados, y se ha pedido al Ayuntamiento que expropie la casa dejando como beneficiario a la Junta.

Publicado por Ángeles M. Peiteado (Diario de Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse