cadizcentro.net

20/6/2007

Construyen un ascensor junto a la ‘Bella escondida’ sin licencia

Inicio > — josegalindo @ 4:20 pm :: 2405

Las obras de rehabilitación desarrolladas en la finca número 13 de la calle José del Toro está poniendo en peligro una de las joyas arquitectónicas del Cádiz dieciochesco, la torre conocida como la Bella escondida. Una estructura de hierro se levanta sobre la cubierta del inmueble junto a la famosa torre mirador sin que la promotora tenga autorización para ello.

Según ha podido saber este periódico, la estructura se destinará a la instalación de un ascensor, al parecer, incluido en el proyecto de rehabilitación integral de la finca. Sin embargo, según aclararon fuentes municipales, la intervención no contempla que el elevador sobrepase la cubierta de la finca, por lo que “no está autorizado”, afirmaron.

Esta actuación, denunciada por vecinos de la zona, supone un impacto visual no sólo de la torre, sino de todo su entorno, y atenta contra el patrimonio de la ciudad. De hecho, la finca está catalogada en el Plan General de Ordenación Urbana como grado 0, es decir, monumental, por lo que cualquier actuación sobre ella está condicionada al respecto de su arquitectura originaria. Así, la catalogación de la finca hace inviable la construcción de un ascensor por encima de la azotea.

La circunstancia que este medio ha sacado a la luz ha puesto en alerta al Ayuntamiento de Cádiz que, en su competencia de velar por que se respete el patrimonio gaditano, tomará medidas sobre el asunto. Fuentes de la Delegación Municipal de Urbanismo explicaron que el proyecto básico para la rehabilitación de la finca fue presentado en 2005 y la comisión de Urbanismo “puso una serie de objeciones” a la intervención plantada por los promotores. En junio de 2006 se entregó el proyecto reformado, dándose licencia para el inicio de las obras. No obstante –aclaran–, en dicho proyecto reformado “no aparece un ascensor que sobrepase la cubierta”, por lo que aseveran que “no está autorizado”.

Por ello, desde Urbanismo afirmaron que “se va a paralizar las obras”, que sin embargo continuaban ejecutándose en la jornada de ayer.

Cabe recordar que la finca fue adquirida por particulares de Sevilla en 2004 con la intención de habilitarla como segunda residencia, por lo que su rehabilitación es una actuación privada.

En proceso para ser BIC

Esta actuación podría condicionar la declaración de la finca como Bien de Interés Cultural (BIC), que se encuentra en pleno trámite por parte de la Junta de Andalucía.

Según indicaron fuentes de la Delegación Provincial de Cultura, el expediente aún no ha sido incoado después de casi dos años de trámites, si bien ya se ha cumplimentado toda la documentación para ello. De hecho, indicaron que el informe técnico fue entregado “hace poco”. “El expediente está completo, pero se tiene que aprobar”, aclararon.

Desde Cultura afirmaron que el proceso para la declaración como BIC es “complejo y lento” y aunque toda la documentación está completa, todavía se tiene que remitir a Sevilla, donde lo analizarán e incoarán el expediente.

Ante esta situación, fuentes autonómicas explicaron que la Junta “no tiene competencias” ante las actuaciones arquitectónicas que se están realizando en la finca y por tanto no tiene potestad para pronunciarse sobre las obras ni actuar contra la intervención. Lo que sería bien distinto si ya estuviera declarado como BIC, ya que entonces Cultura tendría que dar el visto bueno al proyecto.

Cabe apuntar que la declaración del inmueble como Bien de Interés Cultural (BIC) establece la obligación de abrir al público el bien protegido un mínimo de dos veces por semana, más aún cuando se trata de una torre que no puede verse desde la calle al encontrarse en el centro de una manzana. Parece ser que el ascensor es la alternativa planteada para facilitar el acceso a la torre.

Única torre de Cádiz que tiene planta octogonal

La ‘Bella escondida’ data de mitad del siglo XVIII y es la única torre mirador de planta octogonal existente en la ciudad. Debe su denominación a su peculiar estructura y a su localización que hace imposible verla desde la calle. Está decorada con gran profusión en cerámicas y tiene una influencia mudéjar, destacando su particularidad de haber sido construida desde el mismo ras del suelo, a diferencia del resto de 125 torres que aún se conservan en la ciudad y que se levantan desde la azotea del último piso. Tras superar los tres pisos del inmueble, la torre presenta cuatro plantas, siendo la última un corredor por su perímetro, por lo que es posible contemplar desde ella la Sierra y el Castillo de Sancti Petri. La torre fue bautizada tal y como se la conoce por Bartolomé Llompart, que la pudo ver un día que caminaba por la calle José del Toro debido a que la finca adyacente había sido derribada. El inmueble en el que se encuentra perteneció, desde finales del siglo XIX, a una ahijada de la reina Isabel II.

Publicado por M. E. Medina/I. P.




RSS 2.0         Identificarse