cadizcentro.net

27/5/2007

La Oficina de Rehabilitación ve la misma perversidad “más sutil”

Inicio > — josegalindo @ 6:55 am :: 2340

Todos los días, la Oficina de Rehabilitación de la Junta de Andalucía recibe la visita de dos o tres familias, residentes todas ellas en el casco antiguo, cuyos contratos de inquilinato no han sido prorrogados y se van a quedar en la calle en pocas semanas. El penúltimo caso hace referencia a una familia que apenas ingresa 300 euros al mes de los que dedica 160 al pago del alquiler en una auténtica infravivienda. La tragedia diaria con la que malviven se acrecentará en un mes, cuando se vean en la calle según les ha anunciado el propietario de la “casa", una vez concluido su contrato.

Es la nueva fórmula de actuación de muchos propietarios de fincas en el casco antiguo que han sustituido las actuaciones más radicales que se venían dando con los asustaviejas. “Es una forma de actuar más sutil, pero igualmente perversa", asevera con contundencia Juan Guerrero, gerente de la Oficina de la Junta que a pesar del tiempo que lleva al frente de este departamento aún no ha logrado curarse de espanto por lo que cada día ve o escucha respecto a la situación de la vivienda en Cádiz y determinadas relaciones entre propiedad-inquilino.

Reconoce que los antaño habituales casos de asustaviejas se están reduciendo de forma considerable, pero que aún persisten situaciones en las que la indefensión de los inquilinos es evidente. Y denuncia que aquellos pisos que quedan libres tras el final del contrato “se vuelven a alquilar, a más precio y sin realizar obra alguna".

Es esta circunstancia la que imposibilita la actuación de la Oficina: “Si estos pisos se metiesen en el programa de rehabilitación de la Junta, nosotros podríamos actuar y buscar viviendas de realojo mientras que se hacen las obras". De otra forma, legalmente no pueden actuar. Como única posibilidad, el departamento de la Consejería de Obras Públicas cuenta con dos funcionarios dedicados expresamente a buscar residencia a estas familias que se quedan en la calle “aunque sea en el mercado del alquiler privado".

En cuanto a la fuerte reducción de denuncias por casos de asustaviejas, Guerrero destaca el papel relevante de la Oficina de Rehabilitación con todo el trabajo realizado en los últimos siete años. “Desde la Junta hemos actuado en la eliminación de la infravivienda de 200 fincas del casco histórico de Cádiz, frente a las 18 del Ayuntamiento, cuyo cometido no es éste, y las 150 o 160 realizadas gracias a la iniciativa privada".

El importante avance que ha tenido la rehabilitación de intramuros, tanto por los programas impulsados por la Junta como por los realizados desde el Ayuntamiento, ha motivado la entrada en barrios hasta ahora degradados de la iniciativa privada, con operaciones que también están ayudando a la reactivación económica de la zona con el retorno de familias de clases medias. En estos casos, las empresas constructoras evitan entrar en conflicto con los antiguos propietarios y buscan acuerdos económicos con aquellos para dejar las fincas libres, fuera de las históricas prácticas de los asustaviejas

Publicado por José Antonio Hidalgo (Diario de Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse