cadizcentro.net

15/5/2007

Urbanismo inspecciona casas de Fernández Shaw

Inicio > — josegalindo @ 3:51 pm :: 2308

Un técnico de la Delegación Municipal de Urbanismo visitó ayer la finca 7-9 de la calle Fernández Shaw, deshabitada desde que se produjo en marzo el derrumbe del edificio contiguo, para comprobar si las viviendas están en condiciones de volver a ser habitadas. Cuatro vecinos abrieron sus puertas sin problemas, pero una familia se negó en protesta por la forma en la que fueron convocados por parte de la abogada de la promotora, que les llamó el domingo por la mañana. Esta familia, además, no se fía de las condiciones de seguridad.

El matrimonio formado por José María Marín y Consuelo Jiménez es propietario de una vivienda situada en la primera planta, contigua al solar del derribo. Tras el incidente, fueron realojados en el hotel Francia y París, pero los problemas asmáticos de su hija, de 14 años, les hicieron cambiar y optar por una vivienda en alquiler.

Ahora, dos meses después, critican, a título personal, las formas que se están empleando por parte de la promotora y el Ayuntamiento, y, en concreto, a la hora de convocarles para la cita de ayer lunes: “El domingo nos llamó la abogada de la promotora para decirnos que estuviéramos el lunes, a las once y cuarto, en el edificio, porque Urbanismo iba a dar el certificado de que se podía habitar la vivienda. Esta premura de tiempo nos ha impedido traer a nuestro abogado, que nos ha recomendado que nadie entre en nuestra casa si no está él. Y así lo hemos hecho. Además, tampoco se ha avisado al arquitecto de la Junta, responsable de la rehabilitación".

Este matrimonio, que asegura que tiene que hacer frente a la hipoteca de la casa deshabitada y a un alquiler de 550 euros, no se fía de la seguridad del edificio y de su vivienda, aunque reconoce que no hay grietas, y quiere que cualquier resolución se recoja por escrito. Fuentes de la promotora aclararon ayer que su alquiler se pagará como se está haciendo con el realojo del resto de vecinos de la calle.

Otras tres familias del bloque, así como el hermano mayor de la cofradía de Las Penas -que ocupa el bajo del edificio-, sí permitieron al técnico municipal entrar en sus casas. Llevan dos meses en un hotel y quieren que se aceleren los trámites para volver.

Urbanismo tendrá que emitir ahora un informe escrito sobre la habitabilidad de esta finca, actualmente en rehabilitación.

Publicado por J. A. L. (Diario de Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse