cadizcentro.net

29/4/2007

OPINIÓN

Inicio > — josegalindo @ 8:50 am :: 2256


Cuando los políticos mienten

Cuando los políticos mienten en los pequeños detalles, en las cosas pequeñas, los ciudadanos asimilan que la mentira será más abultada cuando el asunto sea de más calado.

Es lo que le ha ocurrido al Partido Popular de Cádiz cuando ha querido esconder la fecha en la que fue invitada su cabeza de lista, Teófila Martínez, a participar en el debate sobre el nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) en el Casco Histórico organizado por la Asociación de Vecinos Cádiz Centro.

Andan diciendo y mandando comunicados en el que ratifican que la entidad vecinal remitió la invitación el día 25 de abril, dos días antes de celebrarse el debate. Mienten y lo saben. Que saquen la carta entregada en mano por un miembro de la junta directiva de la entidad vecinal en la sede del Partido Popular en la calle Cánovas del Castillo.

Si la candidata a la Alcaldía de Cádiz no quería venir a la sede de la AVV Cádiz Centro a debatir con los demás candidatos asuntos de interés para los vecinos debería haberlo dicho abiertamente. Hubiéramos entendido su postura, a la que tiene todo el derecho. Nadie va invitado a un sitio a disgusto. Pero queda mejor dejar por mentirosa a la entidad anfitriona para salvar la cara y quedar bien ante los ciudadanos.

Pues que sepan los socios de la AVV Cádiz Centro que Teódila Martínez y su partido les han mentido. Y no es la primera vez que lo hace. Ya la hemos escuchado en alguna ocasión prometer algo que después no ha cumplido.

Del debate sobre el PGOU celebrado el viernes, por encima de las promesas y de las palabras de los diferentes representantes políticos en campaña electoral, me quedo con la denuncia de esa madre que intervino en el turno correspondiente a los ciudadanos. Sí. Esa que se ha puesto a solicitar ayuda a las puertas del Ayuntamiento y a la que el delegado de Servicios Sociales, el concejal Juan Antonio Guerrero, le advirtió que no iba a conseguir nada disfrazándose frente al Ayuntamiento. La misma mujer que recibió la indiferencia de su alcaldesa, Teófila Martínez, cuando pasó a su lado una de las mañanas en las que permanecía apostada con sus reivindicaciones a las puertas del Consistorio. Aquel día no había cámaras. No había besos. No había gritos de “¡guapa, guapa, guapa!” de los cortejos semanasanteros. Aquel día estaba una mujer sola, con sus muchos problemas y sus pocos recursos. Y la primera autoridad municipal le dio la espalda. Como se la dio el pasado viernes a una asociación de vecinos que con todo el respeto invitó a su alcaldesa a que hablara con los vecinos de los asuntos que les preocupan. Otra vez será.




RSS 2.0         Identificarse