cadizcentro.net

14/4/2007

Cádiz, la ciudad dormida

Inicio > — josegalindo @ 7:31 am :: 2220
Alberto Ramos Santana

Como me recordaba hace semanas mi amigo Mariano, si tuviéramos que buscar el calificativo que mejor se ajusta a la actitud de los gaditanos en estos momentos es la indolencia. Es decir, una actitud de apatía, dejadez, indiferencia o por resumirlo en dos palabras sinónimas más, insensibilidad y despreocupación por las cosas de la ciudad. Aunque resulte un tópico repetido hasta la saciedad, da la impresión que los gaditanos sólo viven para la fiesta y la diversión. Y los gobernantes que más dosis de fiesta les proporcionen, quienes más les hablen del ingenioso carácter gaditano, quienes más les hagan sonreír, mejor vistos están, que no están los gaditanos para que les hablen de problemas y preocupaciones.

Llega el Carnaval y a los carnavaleros se les da lo que pidan; enseguida llega la Semana Santa y se organizan palcos y lo que haga falta; después el Corpus, los Juanillos, el Trofeo, las barbacoas, Tosantos…, y siempre tendremos el fútbol, con sus marcadores, que el pueblo que se divierte no piensa. Por eso pase lo que pase, ocurra lo que ocurra, lo importante es que en Cádiz haya fiesta. Los ejemplos se multiplican desde hace tiempo. El primer síntoma alarmante se dio con el cincuentenario del trofeo Carranza, cuando a causa de su propia desidia el gobierno municipal “descubre” que el estadio no está en condiciones, traslada la conmemoración a San Fernando, y no pasó nada, pues lo importante, es que haya barbacoas.

Pero hay asuntos mucho más graves. Se caen viviendas y edificios ante la pasividad oficial, y, encima, el responsable municipal de urbanismo dice que las inspecciones de viviendas cumplen su cometido, y no pasa nada; continúan muchos gaditanos compartiendo un retrete entre varias familias, siguen los asustaviejas presionando a inquilinos, y no pasa nada; desciende la población, sin que eso sirva para paliar la tasa de desempleo, y no pasa nada; siguen las motos circulando por las calles peatonales, los perros defecando en cualquier lugar, las obras en las calles comerciales eternizándose, el pabellón deportivo del parque en obras desde no se sabe cuando, y no pasa nada…

Son muchos los visitantes que al llegar a Cádiz admiran y elogian la belleza de muchos rincones, y se sorprenden del estado de abandono de la ciudad, de la suciedad en las calles, del ruido, de la anarquía del tráfico. Pero a los gaditanos parece que nada de ello les preocupa, continúan dormitando en una ciudad abandonada a su propia inercia de desidia, y cuando despiertan, deben sonreír, aunque sea por decreto, para guardar las apariencias. Como decía Mariano, vivimos “un presente apático donde todo es dejadez y certificación de la primera ley de Newton: en ausencia de fuerza neta sobre un cuerpo, este permanece en reposo”. Para pensarlo.

Publicado por Diario de Cádiz




RSS 2.0         Identificarse