cadizcentro.net

13/3/2007

Grietas colaterales en Regimiento de Infantería

Inicio > — josegalindo @ 5:34 pm :: 2141

Han ocurrido ya tres casos pero podrían ser más. El derrumbe en la calle Fernández Shaw el pasado viernes ha vuelto a dejar a la luz los problemas que están ocasionando algunas de las obras que se están acometiendo en el casco histórico de la ciudad.

Las responsabilidades aún están por depurarse pero la realidad es que esta situación ha vuelto a afectar a más de veinte personas y, en el último caso en concreto, ha podido provocar una tragedia. Por este motivo, todos los vecinos que viven al lado de un solar en obras tienen ahora en sus cabezas el episodio ocurrido el viernes y temen que esta historia vuelva a repetirse.

Los vecinos de los números 18, 20 y 22 ya han dado la voz de alarma sobre el estado de sus fincas, donde han aparecido numerosas grietas a raíz de unas obras en la parcela contigua, que además, cuentan incluso con dos plantas subterráneas para garajes.

Desde el patio hasta la azotea, las paredes están llenas de grietas, lo techos con manchas de humedad y algunas de las zonas comunes se encuentran hundidas. Todos estos desperfectos-aseguran los afectados- comenzaron a aparecer hace casi dos años, cuando los operarios iniciaron la actuación en la parcela que colinda con sus edificios. Rosa, una de las inquilinas, asegura que los daños crecen por momentos. «Me han tapiado una ventana y mi hijo es asmático y no puede aguantar más con el polvo y la humedad, así que me tendré que ir a otro lado cuando me acabe el contrato», apunta.

Denuncias

Por este motivo, la comunidad de vecinos pidió la paralización de las obras e incluso interpuso dos denuncias ante la Delegación Municipal de Urbanismo, la última de ellas el pasado 8 de enero. Los bomberos también han acudido al edificio e incluso tuvieron que apuntalar una de las viviendas, que en la actualidad se encuentra vacía ya que sus inquilinos tuvieron que marcharse por miedo a que se les cayera el techo encima.

Sin embargo, los técnicos municipales y los encargados de las obras han determinado que no existía peligro de derrumbe después de visitar los edificios hace poco más de un mes.

Mientras tanto, los afectados siguen sufriendo las consecuencias de estos trabajos, sin que el dueño de la finca, un propietario que vive en Barcelona, haya movido ficha para pedir responsabilidades.

Primero la calle Santiago; después Lubet y ahora Fernández Shaw. Esperemos que éste sea el tercer y último caso de una historia que parece interminable para muchos vecinos del centro de la ciudad.

Publicado por Nuria Agrafojo (La Voz de Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse