cadizcentro.net

12/3/2007

Vecinos afectados por el fuego de Quorum siguen sin indemnización

Inicio > — josegalindo @ 5:59 pm :: 2140

Casi nueve meses. Ése es el tiempo transcurrido desde que se desató el incendio en el patio interior de la librería Quorum. Las rápida intervención del Consorcio de Bomberos evitó entonces que las llamas provocaran un desastre de incalculables dimensiones. Aun así, el fuego hizo arder unos 15.000 volúmenes y, lo más grave, ocasionó diversos daños en varias viviendas de Cervantes 7, la finca trasera colindante a la tienda.

A pesar del susto vivido aquella noche por estas siete familias y los daños sufridos en el interior de sus casas, a día de hoy ninguna de ellas ha recibido ni explicación ni indemnización por lo ocurrido.

Los vecinos, desde luego, lo tienen claro. “Tanto el propietario del inmueble como los responsables de Quorum se han lavado las manos y han pasado completamente de nosotros”, señala indignado Guillermo Grimaldi, inquilino del 1º Izquierda. Este hombre recuerda cómo, tras el suceso, requirió los servicios de un notario para que diera fe de los estropicios causados en su hogar.

Según sus cuentas, el arreglo de los desperfectos le ha supuesto un gasto de unos 2.700 euros, que por ahora “nadie me ha abonado todavía”.

“Cocina chamuscada”

La mayor parte de esa cuantía dice haberla invertido en la cocina, que quedó “bastante chamuscada” como consecuencia de las altas temperaturas y del humo que se coló dentro. “Hemos cambiado los azulejos, comprado electrodomésticos (microondas, termo…) y colocado nuevas tuberías, pues las otras se derritieron totalmente”, comenta.

Guillermo no tiene muy buen concepto de los directivos de Quorum, a los que acusa de haberse desentendido del asunto desde el primer momento. “Ellos nos dijeron que llamáramos a su seguro y que en menos de un mes lo tendríamos todo pagado”. Sin embargo, “han pasado nueve y seguimos igual que al principio”, apostilla con rabia contenida.

Este padre de familia, casado y con tres hijos, sostiene haber telefoneado a la empresa de seguros, cuya sede está en Barcelona, además de enviarle varios burofax con el presupuesto y las facturas de los gastos. “Pero nos van poniendo distintas pegas y alargando con diferentes excusas la cosa para no asumir lo que les corresponde”, explica Guillermo.

Ahora bien, el disgusto de los vecinos con la librería se queda corto si se compara con el rencor que le profesan al entonces dueño de la finca. De hecho, poco saben de él desde que se produjo el incendio, salvo que vendió el inmueble y “se quitó de en medio”.

La franquicia Tecnocasa, según cuentan los arrendatarios, es la actual propietaria del edificio. Pero el cambio, al parecer, ha sido a peor, ya que ésta no sólo no se ha hecho cargo de los perjuicios derivados del siniestro, sino que no tiene tampoco intención de mantener allí a los inquilinos.

Así, de las siete familias que habitan la finca, cinco cuentan con contratos de renta antigua, por lo que la propiedad no tendrá más remedio que negociar con ellas. Las otras dos, entre las que se incluye Guillermo y los suyos, ya han sido avisadas para que abandonen sus casas. Precisamente, debido a la incertidumbre en que se encuentra, ha desistido en continuar reparando el resto de daños. “Pensaba poner nuevas ventanas y muebles, pero ya no me merece la pena seguir soltando dinero, si nos tenemos que ir”.

Esta última noticia parece haber terminado de derrumbarle. “No comprendo cómo puede pasarnos esto, después de 22 años viviendo aquí”, apunta, sin dejar de maldecir su mala suerte. No en vano, en apenas nueve meses, Guillermo ha padecido varias desgracias consecutivas. “Primero nos meten fuego al piso y nadie se responsabiliza y ahora encima nos echan a la calle”, sentencia.

Publicado por Alejandro Massia (Información Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse