cadizcentro.net

5/2/2007

Cristina Álvarez ocupará el número dos en la lista de Izquierda Unida

Inicio > — josegalindo @ 4:15 pm :: 2058

A medida que se acercan las próximas elecciones municipales, comienzan a despejarse las bazas con que cada partido político cuenta de cara a la cita con las urnas. Después de que el PSOE desvelase en noviembre las caras y los nombres que arroparán a Rafael Román en su lucha por la Alcaldía, ahora es el turno de Izquierda Unida, que esta tarde tiene previsto aprobar en asamblea su lista electoral.

Los militantes de la coalición izquierdista debatirán la propuesta elaborada por el consejo local que, salvo sorpresa mayúscula, saldrá adelante con un respaldo mayoritario. Como en el PSOE, en IU se trata también de elegir a las personas que acompañarán al cabeza de lista, Sebastián Terrada, cuya candidatura a la Alcaldía ya recibió el beneplácito de la asamblea el pasado 5 de octubre.

Y si hay una palabra que mejor defina la nueva apuesta de IU ésa es renovación. Más de la mitad de los integrantes, de hecho, son caras nuevas con respecto a los anteriores comicios. Entre ellas, brilla con luz propia la de Cristina Álvarez, que está llamada a ocupar el número dos de la lista. Esta joven de 31 años es quien mejor encarna el espíritu fresco y actual que tanto el portavoz municipal, Sebastián Terrada, como el coordinador local, Waldemar de la Torre, han querido imprimir al programa que abanderan.

Apuesta del candidato

Nacida en la zona de Puertatierra –aunque ahora vive en el casco antiguo– y licenciada en Química, Cristina Álvarez es una de las sorpresas que el comité de campaña de IU guardada con más celo hasta el día de hoy. Según ha podido saber este medio, es mucha la confianza que tiene depositada en ella Sebastián Terrada. Un sentimiento que es recíproco, a tenor de las palabras de la propia aspirante a concejal: “Lo conozco desde hace mucho tiempo y me identifico bastante con el proyecto que defiende para Cádiz”.

Asegura que asume el reto con gran entusiasmo, pero también con responsabilidad. “Tengo muchísimas ganas de contribuir con mi trabajo y con mi esfuerzo a mejorar esta ciudad”, señala. En cuanto a la posibilidad de salir elegida edil, afirma que de momento prefiere no pensarlo y centrarse en “darlo todo durante la campaña”. Aunque no puede ocultar la ilusión que le haría sentarse junto a Terrada en el Salón de Plenos del Ayuntamiento. “Ojalá sea así, porque significaría además que crecemos en votos y en solidez”, enfatiza (actualmente IU cuenta con un solo concejal municipal).

Pero Cristina Álvarez no es el único as en la manga de Izquierda Unida con vistas a las elecciones del próximo 27 de mayo. Otra de las incorporaciones importantes, que se enmarca dentro del proceso renovador mencionado, es la del propio Waldemar de la Torre. Después de acceder al cargo de coordinador local, en septiembre del año pasado, este valor en alza dentro del partido está previsto que vaya de número cuatro.
El resto de novedades de la candidatura, que será paritaria aunque no adoptará la fórmula cremallera, se conocerán esta tarde en la asamblea.

“Ser una desconocida puede suponer un hándicap, pero también un arma”

No cabe duda de que la elección de Cristina Álvarez como número dos en la lista electoral de IU es una apuesta arriesgada, en línea con el discurso regeneracionista que en los últimos meses viene defendiendo este partido en Cádiz. No en vano, se trata de una gran desconocida para la mayoría de los gaditanos. Ella es consciente del hándicap, pero a la vez reconoce que puede ser su principal arma de cara a ganarse el apoyo del electorado. “Me considero una mujer normal, que sufre los mismos problemas de los ciudadanos, por lo que puedo conectar muy bien con sus demandas y necesidades”.

Cristina Álvarez comenzó a militar en las filas de las Juventudes Comunistas (JCA) hace aproximadamente diez años. Desde entonces ha participado activamente dentro de esta formación y también en Izquierda Unida, aunque no pertenece al consejo local ni ha ocupado cargos de gran responsabilidad.
Esta mujer, licenciada en Química, trabaja actualmente como comercial “en lo que va saliendo”. Una actividad laboral que combina con la impartición de clases particulares “para ir tirando hacia adelante”. Y como a tantos jóvenes de la ciudad, su situación no le permite tampoco tener casa propia, por lo que vive de alquiler.

La coalición avanza hacia su propia estabilidad

La asamblea de Izquierda Unida dará un paso importante en el día de hoy aprobando la candidatura que concurrirá a los próximos comicios locales. Hasta que este órgano no se pronuncie, por tanto, no puede darse por definitivo ni oficial nada, si bien todo hace prever que primará el consenso en torno a la relación de nombres confeccionada por el consejo local.

Eso, al menos, es lo que viene sucediendo en los últimos años. Y es que tras una etapa convulsa y de crisis, Izquierda Unida parece haber retomado la senda de la estabilidad en su seno. Esta realidad ha podido constatarse a lo largo de 2006, un año donde han sido varios los cambios que se han producido dentro de la coalición de izquierdas.

La salida de Gervasio Hernández Palomeque, como portavoz municipal, dio paso a Sebastián Terrada, que hasta entonces ocupaba el puesto de coordinador. Su elección como sustituto del veterano político en la Corporación local recibió en marzo el visto bueno mayoritario tanto de la dirección como de los militantes. Siete meses más tarde, la misma asamblea respaldaría su candidatura a la Alcaldía de la capital. La renovación también afectó a la coordinación local, que desde el mes de septiembre viene siendo dirigida por Waldemar de la Torre.

Publicado por Alejandro Massia (Información Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse