cadizcentro.net

3/1/2007

La Bella Escondida da los primeros pasos para ser Bien de Interés Cultural (BIC)

Inicio > — josegalindo @ 5:12 pm :: 1965

Invisible a los ojos de los transeúntes, la Bella Escondida es una de las torres miradores más admiradas de la Bahía. Su singularidad y su original decoración han sido decisivas para que la Delegación Provincial de Cultura de la Junta de Andalucía impulse la calificación como Bien de Interés Cultural (BIC) de esta finca, situada en la gaditana calle José del Toro, número 13.

Por el momento, faltan meses de trámites. En la delegación ya cuentan con el expediente técnico y, una vez que lo hayan estudiado y valorado, será el momento en que lo remitan a la Dirección General de Bienes Culturales, encargada de dar la última palabra. A la espera de que esto llegue, Manuel Cañas, director de este departamento en Cádiz, asegura que el edificio no corre peligro. “De ser así, sería incoado inmediatamente", ataja.

Levantada en el primer tercio del siglo XVIII, son muchas las incógnitas sobre el origen de esta construcción. Sus características, y en especial su torre -la única con planta octogonal de Cádiz- hacen pensar a los expertos que fue obra de un maestro alarife del círculo jerezano próximo a Diego Moreno Meléndez. Según el informe de la delegación, su promotor fue un miembro de la burguesía mercantil gaditana y la vivienda, que desde 2003 es propiedad de un matrimonio sevillano, responde a los rasgos propios de las casas de comerciantes con Indias.

A lo largo de su historia, la finca ha sufrido remodelaciones y reformas. Sin embargo, la torre, conocida como la Bella Escondida por no poderse contemplar desde ningún punto de la calle, ha conservado íntegramente su aspecto barroco original, tanto en estructura como en su decoración. En esa época, era muy común encargar las portadas a talleres genoveses, que se caracterizaban por la utilización de mármoles de colores como elemento de prestigio. En la actualidad, desde algunas azoteas y ventanas del casco histórico se puede contemplar su monumental fachada a base de pinturas esgrafiadas en rojo y blanco y azulejos de procedencia sevillana.

La Bella Escondida es original entre las 120 torres que se conservan en Cádiz. Los recursos arquitectónicos utilizados la alejan de cualquier proceso evolutivo de este tipo de construcciones y la hacen especialmente singular. La planta octogonal, la profusión decorativa o la utilización de pilastras y columnas en su fachada son únicas en el horizonte gaditano. Por este motivo, la Delegación Provincial de Cultura considera que es merecedora del rango de BIC.

Las torres vigías de Cádiz fueron una constante en las construcciones burguesas durante finales del XVII y comienzos del XVIII. Levantadas con la excusa de controlar la llegada de los barcos, han sido alabadas por quienes llegaban a Cádiz por mar y, en concreto, han recibido los elogios de ilustres visitantes como Edmundo de Amicis, Delacroix o Blanco White. La Bella Escondida es una de las más reconocidas, pero en el casco histórico gaditano destacan otras muchas, como puede ser la Torre Tavira, la Casa de las Cuatro Torres o la de la calle Pasquín, número 1.

Publicado por Carmen Alvarez (Diario de Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse