cadizcentro.net

25/10/2006

OPINIÓN

Inicio > — josegalindo @ 12:13 pm :: 1765


La tarde en que no pude saludar a la Reina

Si ya me he declarado franquista y teófilo (los del PP vuelven a denominarse de centro, porque siguen avergonzándose de ser de derechas), ahora también me declaro juancarlista (a pesar de que el Rey mate osos ciegos de vodka) y sofiísta. Pero me jode que desde el Ayuntamiento no se hayan acordado de mí para invitarme a la inauguración del Centro Reina Sofía. Si han invitado a un rojo republicano declarado como Sebastián Terrada, ¿por qué no me han invitado a mí, acérrimo defensor de las esencias patrias, espejo en donde se refleja el verdadero espíritu de un monárquico patriota? ¿No soy yo merecedor de inclinar la cabeza frente a su majestad, como hizo Evelio Ingunza, que por poco si se da de morros con el pavimento?

Con lo que me hubiera gustado a mí escuchar a los cantaores flamencos y oír cómo la llamaban Reina Sofía Loren, me tengo que conformar con ver las fotografías de los periódicos y las imágenes de la televisión, que no es lo mismo.

En Cádiz lo que gusta es el fútbol, el Carnaval y la Semana Santa. Ahora no se habla de otra cosa que del Cádiz en todos los supermercados. Pero en Cádiz también gusta salir en las fotos con gente importante, sobre todo si el personaje pertenece a la nobleza, como es el caso de Doña Sofía.

La alcaldesa, que no tiene un pelo de tonta, aunque sí de tinte, se ha traído a la Reina para fardar y hacerse las fotitos que tan bien le vienen para su campaña electoral. Aunque ya hay quien dice que ha sido la Reina quien ha venido a hacerse la foto con la alcaldesa de Cádiz.

Los gaditanos no votamos al PP, votamos a Teófila. Y yo lo ratifico. Yo qué sé quién es el concejal de deportes de la ciudad, ni el de Mercados. Ahora, a Teófila la conocen en Cádiz hasta las algas, que para eso los contribuyentes se encargan de pagar las campañas publicitarias donde se difunde admirablemente su imagen.

Me cabreo y me cabreo con razón. ¿Qué hago ahora con el chaqué que compré hace unos días esperando la invitación que no llegaba? ¿A quién le doy yo las tarjetas de visita que encargué en la imprenta y en la que figuran, debajo de mi nombre, todos los cargos y honores de los que he sido acreedor? No hay derecho. Hay quienes se cabrean porque no han sido invitados a presentar el acto flamenco que se celebró en el Centro Flamenco de la Merced, que corrió a cargo del taurino y polémico ex concejal de Urbanismo, Guillermo Boto. Yo no. Yo me cabreo por no haber podido saludar como se merece a una Reina de España. Es-pa-ña, tal y como suena, sin complejos de cagapoquitos, joder, a ver si ahora va uno a tener que avergonzarse de ser español.

En fin, cuando se me pase el cabreo pediré explicaciones a quien corresponda. Hay un voto en juego y no es un voto cualquiera. Todavía hay clases. Que lo sepan.

Alonso de Villegas




RSS 2.0         Identificarse