cadizcentro.net

22/10/2006

Zorrilla: Una calle de tradición cervecera en pleno centro

Inicio > — josegalindo @ 10:03 am :: 1755

Calle de bares y tradicionalmente cervecera por antonomasia, la vía Zorrilla -antiguamente del Puerto- nace de la plaza Mina y desemboca en la Alameda Apodaca. Punto de la ciudad desde donde se puede apreciar una impresionante vista del océano Atlántico y de Valdelagrana.

Muchos oriundos, como doña Antoñita, que diariamente toma desayuno con su amiga Sara en el bar El Paseo, el más antiguo de la zona con 40 años en funcionamiento, recuerdan que por aquí acostumbraban a pasear las mozas y les salían muchos pretendientes. «Caminábamos desde la iglesia de San Pablo hasta la Alameda Apodaca, pasando por la calle Ancha, San José, la plaza Mina y Zorrilla para luego volver por el mismo sitio», explica Antoñita mientras toma su café y agrega: «Aquéllos eran otros tiempos en donde había más educación y mejores modales». Para Sara, El Paseo es el mejor sitio de Cádiz para comer unas buenas tapas: «Comida como la tuya no hay», dice dirigiéndose a Manuel Cascales, el propietario del local, quien con cierta modestia confiesa que «las cosas cuando se hacen con cariño salen bien».

Prueba de ello es que El Paseo está abarrotado de gente durante los fines de semana. «Doy desayunos, aperitivos y comidas. Aquí los clientes vienen mucho para ver el fútbol. Este domingo, por ejemplo, tengo ya todas las mesas reservadas para ver el partido entre el Real Madrid y el Barcelona», comenta Cascales.

El atractivo de esta calle peatonal, que cobra vida llegado el mediodía -la hora del aperitivo- y especialmente los fines de semana, es que «la gente tiene de todo y puede disfrutar. Aquí lo mismo se puede desayunar unas tostadas en el bar de la esquina, que tomar unas tapas y unos lagostinos de aperitivo acompañado de unas cervezas o comer un venado», señala el propietario de la cervecería Aurelio, Emilio Álvarez.

Este local lleva abierto más de 25 años y está especializado en marisco y pescaíto frito. «Los domingos hay más ambiente porque vienen muchos padres con sus hijos para tomar el aperitivo y comer», confiesa al mismo tiempo que admite que el cambio monetario se ha dejado notar en el negocio. «El euro nos trae a todo el mundo loco porque la peseta cundía más», dice.

Pero si hablamos de antigüedad, la Cervecería de El Puerto o Cruz Blanca, hoy convertido en Mesón Restaurante Cumbres Mayores, se lleva la palma. Un local que abrió por primera vez al público en 1867 y que contaba con una fábrica de cerveza en su planta baja. «Aquí se producía la típica rubia y negra alemana», comenta Jesús Ramos, uno de los actuales propietarios que junto con dos socios más -Manuel Mera e Isidoro Cárdenas- fundó en 1966 el actual local. «Una casa especializada en carnes ibéricas de la provincia de Huelva, de ahí su nombre», señala.

Buen ambiente

A pesar de existir tantos bares y restaurantes en tan pocos metros cuadrados -la calle tiene sólo unos cien metros de largo-, lo más sorprendente es que ninguno de estos locales mantienen competencia directa y entre sus propietarios existe un gran ambiente de camaradería. Así, Juan Franco y José Miguel Castillo, dueños de la Cervecería La Gaditana y Casa Castillo, respectivamente, mantienen una animada conversación en medio de la calle instantes después de abrir. «Entre nosotros no nos pisamos los negocios y mientras uno está especializado en ofrecer desayunos, el vecino sirve tapas, pescado o mariscos», comenta José Miguel, quien lleva ocho años a cargo del negocio de Casa Castillo. En este restaurante donde se sirven «los mejores guisos caseros de la calle, como los judiones de La Granja, y jamón de Salamanca», que se pueden acompañar con una amplia variedad de caldos, todos ellos riojas.

Una de las anécdotas de la calle la protagonizan a diario los confusos turistas que, guiados por su plano gaditano llegan a la Cervecería La Nueva del Puerto en busca de la antigua oficina de turismo. «Todos los días vienen extranjeros pidiendo información turística, porque en los planos de Cádiz aún figura este local como una oficina de turismo», detalla Juan Flores, el dueño del local, a quien un golpe de fortuna jugando un cupón de la ONCE le permitió hacer realidad su sueño. «Compré la esquina para poner este negocio. Antes, durante cerca de 25 años, había trabajado como camarero en la Cervecería Aurelio», comenta con orgullo.

Otros locales, como la cafetería La Divina Comedia, han sido cerrados por problemas de drogas, según detallan los vecinos y comerciantes. «Era un bar que estaba abierto hasta el día siguiente y en el que se trapicheaba con droga. Cuando llegábamos para abrir los locales al mediodía siempre nos encontrábamos con muchas motos por la calle y los jóvenes protagonizaban reyertas con navajas. Era un peligro», dice Jesús Ramos. Algo que corroboran algunos residentes, que no podían dormir. «Era un pesadilla», comenta una anciana.

Batuka y aeróbic

Pero además de restaurantes, mesones y bares, la calle Zorrilla, desde el pasado mes de septiembre, también despunta en el plano deportivo, ya que cuenta con un centro especializado en danza y actividades psicofísicas en el número 6 y 8. «Intentamos traer todo lo que sea más novedoso, así por ejemplo vamos a implantar un taller de expresiones de emociones para aplicarlo a la danza», explica la encargada, María Luisa Delgado.

Además de los diferentes tipos de bailes, en las salas de La Tourneé también se ofrece taichi, yoga, pilates y teatro. «Nos va muy bien porque en el poco tiempo que llevamos ya contamos con 400 alumnos», confiesa María Luisa, que también hace las veces de recepcionista.

Cabe decir que, al igual que otras calles del centro de Cádiz, a más de dos meses para la Navidad, la calle Zorrilla ya tiene instalado el alumbrado navideño. «Aquí ya se respiran las fiestas»

Publicado por Jesús M. Villasante (La Voz de Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse