cadizcentro.net

22/10/2006

Las ayudas al alquiler benefician a más de 80 personas en Cádiz

Inicio > — josegalindo @ 9:15 am :: 1753

Desde su entrada en vigor, en febrero del año pasado, ochenta y dos gaditanos se han beneficiado ya de las ayudas que la Junta de Andalucía, a través de la Consejería de Obras Públicas y Transportes, destina a impulsar el alquiler inmobiliario en la comunidad autónoma.

Los incentivos, que pueden constituir hasta el 40 por ciento del coste total del arrendamiento de una vivienda, han supuesto en la capital gaditana el desembolso de unos 35.000 euros por parte de la Administración regional. Si hablamos de la provincia, donde los inquilinos acogidos a este programa son 243, el montante económico alcanza los 231.360 euros.

Estas subvenciones estaban dirigidas en principio únicamente al colectivo de jóvenes, aunque recientemente se ha ampliado a otros sectores desfavorecidos de la población, social y económicamente, entre los que se encuentran minusválidos o personas con movilidad reducida, familias numerosas o monoparentales, víctimas de violencia de género o de terrorismo y minorías en riesgo de exclusión social.

No obstante, siguen siendo los menores de 35 años –es decir la juventud– quienes mayoritariamente solicitan estas ayudas, que pueden recibir durante un plazo máximo de dos años. Para acceder a ellas, los interesados han de cumplir fundamentalmente dos requisitos: disponer de unos ingresos inferiores a los 14.373 euros anuales (no pueden superar 2,5 veces el IPREM) y aportar, como condición indispensable, los documentos acreditativos de que sus contratos de alquiler se han formalizado con la intermediación de una agencia de fomento homologada por la Junta.

También para los caseros

Pero las medidas puestas en marcha por el Gobierno autonómico para dinamizar el mercado del alquiler también benefician a los arrendadores. Éstos pueden disfrutar de incentivos de 6.000 euros para rehabilitar sus viviendas desocupadas, siempre que las destinen luego a alquiler por un periodo mínimo de cinco años. Además, el piso no podrá tener más de 120 metros cuadrados. Otra exigencia que han de cumplir es la de concretar la salida de sus pisos al mercado a través de las bolsas de las agencias de fomento.

En Cádiz, cada vez son más los propietarios que recurren a esta novedosa fórmula para arrendar sus propiedades. Según datos de la Delegación Provincial de Obras Públicas, un total de 130 viviendas están alquiladas en la actualidad siguiendo los criterios de esta normativa, lo que representa hasta ahora una aportación económica de 780.000 euros. Eso en la capital, porque en la provincia el coste de las ayudas, entre las concedidas y en proceso de tramitación, llega a 1.200.000 euros.

La ventaja que lleva a la mayoría de los dueños a acogerse a esta iniciativa estriba en el compromiso de la agencia a pagar el alquiler si el inquilino no lo hace.

Las agencias homologadas suman una veintena en toda la provincia

Constituyen la pieza clave que da sentido al decreto de la Junta donde se regulan las ayudas al alquiler. La agencia de fomento desempeña el papel de asesorar y mediar entre los inquilinos y los propietarios de casas vacías. A los primeros le busca un hogar en condiciones ventajosas (pueden ahorrarse hasta el 40 por ciento del precio). Mientras que los segundos ponen sus pisos a disposición de la agencia, que le garantiza el cobro del arrendamiento, pagándole si el inquilino se niega a hacerlo. Para ello, ha de contratar a su cargo los seguros de crédito y caución y un seguro multirriesgos por daños en la vivienda arrendada. A cambio de estos servicios, la agencia percibe una comisión del 3% de la renta anual del alquiler. En la provincia existen actualmente 21 instrumentos de este tipo, 19 de los cuales se localizan en la capital. La mayoría suelen ser inmobiliarias. Pero también hay instituciones de carácter público. Un ejemplo es Procasa, la empresa municipal de vivienda en Cádiz, que figura como agencia de fomento.

Para lograr la homologación, las agencias deberán, entre otros requisitos, estar al corriente de sus obligaciones fiscales con la comunidad autónoma y no haber sido sancionadas en los dos años antes de solicitar dicha validación.

El reto pendiente de acabar con los pisos deshabitados

Agilizar la salida al mercado de las viviendas desocupadas y facilitar el acceso a las mismas de aquellas personas que más lo necesitan. Ése es el principal objetivo –junto con el de rehabilitar el mayor número posible de casas– que llevó a la Junta de Andalucía a implantar el decreto regulador de agencias de fomento y las ayudas a inquilinos y propietarios . Un año y ocho meses después de su aprobación, las medidas parecen haber surtido cierto efecto, a tenor del elevado número de incentivos concedidos; si bien desde la Consejería de Obras Públicas y Transportes insisten en que todavía queda bastante camino por recorrer.

Este tipo de iniciativa cobra más relevancia, si cabe, en ciudades como Cádiz, donde el problema del acceso a la vivienda viene agravado por la falta de suelo y el precio desorbitado que ésta alcanza actualmente en el mercado. Según los últimos estudios, sólo en la capital gaditana existen alrededor de 5.000 pisos deshabitados.

Para revertir esta situación, Izquierda Unida ha propuesto en varias ocasiones, tanto en el Pleno del Ayuntamiento como en el Parlamento y el Congreso, la necesidad de aumentar el gravamen a los propietarios de viviendas vacías, con la finalidad de impulsar el alquiler y frenar la especulación inmobiliaria.

Publicado por Alejandro Massia (Información Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse