cadizcentro.net

22/10/2006

La movida se dispersa por el centro y la Policía prioriza sus actuaciones por zonas

Inicio > — josegalindo @ 9:26 am :: 1754

Con el inicio del curso escolar, la movida juvenil se ha trasladado desde la glorieta Ingeniero La Cierva y la calle Muñoz Arenillas hasta el casco histórico. De nuevo, las plazas y calles del centro se llenan durante las noches de los fines de semana de jóvenes que desean compartir los viernes y los sábados con los amigos.

Esto provoca que desde las doce de la noche hasta la madrugada, las calles tengan incluso más actividad que una mañana de cualquier día laborable. Y quienes sufren las consecuencias de estas concentraciones juveniles son los vecinos del centro.

Zonas por edades

Si en verano los jóvenes de todas las edades se mezclan en Muñoz Arenillas y la glorieta Ingeniero de La Cierva, en el casco histórico, las zonas de concentraciones de definen por edad.

En la plaza de Mina se citan adolescentes de entre 14 y 18 años. La mayoría han comprado el botellón por la tarde en cualquier supermercado de la ciudad. Quienes no superan la edad permitida por la ley, piden a alguien mayor de 18 años que les compren una o dos botellas de alcohol. El refresco, los vasos y el hielo lo compran en cualquier tienda de frutos secos.

Cuando finalizan el botellón, estos jóvenes se trasladan hasta cualquier pub de la Punta de San Felipe.

En la plaza de San Francisco, la calle Beato Diego de Cádiz y la calle Rosario el sector de población es de entre 18 y 25 años. Estos jóvenes también adquieren el botellón por la tarde. Algunos, incluso, compran los refrescos en estos supermercados.

Cuando acaban con las botellas compradas, los jóvenes intentan entrar en algunos bares que se encuentran en la calle Beato Diego de Cádiz o se trasladan hasta la Punta de San Felipe.

En El Pópulo, la población que se concentra es mayor, de entre 25 y 35 años. La mayoría toma unas copas en cualquiera de los bares que se ubican en este barrio revitalizado. Otros, aunque pocos, prefieren hacer botellón.

Beber en la calle

Durante el verano, los responsables de los bares de Muñoz Arenillas han impedido a sus clientes sacar las copas a la calle. Durante el invierno, la Policía Local vigilará, aunque con menos interés, el cumplimiento de esta ordenanza municipal.

Los efectivos policiales han decidido optimizar los recursos y controlar las zonas de movida para evitar reyertas. Doce agentes municipales vigilan el entorno desde la plaza de Mina hasta San Francisco. Una vez dispersado el botellón, la Policía Local se traslada, junto a la Policía Nacional, hasta la zona de la Punta de San Felipe. Estos agentes son apoyados por otros diez más que realizan su turno diario por todo el perímetro de la ciudad.

La apuesta por la seguridad de los jóvenes que acuden a la movida y de los vecinos que viven en las zonas donde ésta se produce ha hecho que los agentes no vigilen de la misma forma el cumplimiento de la ordenanza municipal que impide que saquen de los bares las bebidas alcohólicas. Una situación muy distinta a la vivida durante los meses de verano en Muñoz Arenillas.

La zona de la Punta de San Felipe también está vigilada por las Fuerzas de Seguridad hasta las siete de la mañana, hora del cierre oficial de los pubs y discotecas de la zona. Las patrullas de vigilancia se sitúan en la entrada -junto al instituto El Náutico-, y en las inmediaciones del paseo Pery Junquera. Además de evitar que se produzcan pelas, las policías Nacional y Local comprueban que se cumplen las horas de cierre establecidas y vigilan para que no se produzca venta de sustancias estupefacientes.

Los afectados por la movida son, sin duda, los vecinos del casco histórico. Desde hace varios años han denunciado las situaciones que tienen que soportar cada noche de fin de semana: ruidos constantes, orines en las puertas de sus casas, rotura de cristales, basuras tiradas por el sueño y mal olor por las mañanas.

Las asociaciones de vecinos de San Carlos y Cádiz Centro trabajan para evitar estas situaciones, aunque confiesan que están hartas «porque siempre aparece la puerta de alguna casa destrozada o hay algún incidente grave en la zona». Los vecinos del barrio de El Pópulo son los que, hasta el momento, no se han manifestado ni a favor ni en contra de la movida. Sin embargo, la construcción de un hotel de lujo en la plaza de San Martín podría provocar problemas con la promotora en los próximos meses.

Las entidades vecinales han propuesto enviar la movida a otras zonas de la ciudad, así como limitar el horario de los bares hasta las 3 de la mañana como máximo.

De ahí que haya voces que apuesten por instalar un botellódromo en la ciudad. La Punta es el entorno más adecuado crear una zona destinada exclusivamente a beber, aunque este proyecto choca con la idea del Ayuntamiento de Cádiz de dignificar esta parte de la ciudad y construir un proyecto similar al Maremagnum de Barcelona. De momento, el Consistorio no ha estudiado esta idea de adecuar una zona para beber.

Los vecinos de los barrios afectados por la congregación de jóvenes en invierno han denunciado también el destrozo del mobiliario urbano que se produce durante los fines de semana.

Solución a corto plazo

Cada domingo aparecen marquesinas rotas, papeleras, señales de tráfico y hasta semáforos. Una actuación que cuesta al Ayuntamiento, anualmente, más de 4 millones de euros.

La ley antibotellón entrará en vigor en pocos menos de un mes, aunque el Consistorio ya ha anunciado que no cuenta con los medios suficientes para atajar este fenómeno social.

La alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, ha pedido ayuda a la Junta de Andalucía para cumplir la nueva normativa. Mientras, el Consistorio seguirá realizando la vigilancia en los alrededores de la movida para evitar altercados y limpiará las calles después de la celebración del botellón.

Sufi-Cointer, la nueva empresa concesionaria del servicio de limpieza, incluyó en su pliego de condiciones para optar a este servicio la adecuación de estas zonas una vez finalizado el botellón, pero no dentro de un programa extraordinario, sino como ordinario. Durante las fiestas del Carnaval y la Semana Santa se realizará una actuación similar.

Publicado por Mayte Huguet (La Voz de Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse