cadizcentro.net

14/9/2006

Dos familias de Cervantes irán a la calle al vencer su alquiler

Inicio > — josegalindo @ 4:24 pm :: 1654

La pesadilla que sufren los vecinos de Cervantes 7 parece no tener fin. Si hace dos meses, un incendio en el almacén de la librería Quorum afectó a algunas de las viviendas colindantes del edificio, ahora pende sobre ellos una amenaza de desalojo.

Así lo comunicó ayer a Información Cádiz Carmen Morata, inquilina del 1º Izquierda, quien ha visto cómo en cuestión de días su vida ha pasado de estar “más o menos resuelta” a no saber “qué hacer ni a dónde ir”.

Su familia es la más perjudicada de las seis que habitan el inmueble. Hace unos días recibieron la orden de abandonar la casa a partir del 1 de noviembre, al haber vendido el propietario la finca a una promotora inmobiliaria. Su contrato de alquiler es posterior, sólo por unos meses, a la Ley Boyer de 1985, por lo que “no tenemos nada que hacer, nos echan a la calle”, manifiesta apesadumbrada Carmen.

En similar situación se encuentra la familia del 2º Izquierda, aunque ésta tendrá algunos meses más para poder marcharse, “al vencerle el arrendamiento el año que viene”, explica Carmen. El resto de los inquilinos dispone de contratos antiguos, por lo que tienen derecho a permanecer en sus viviendas, aunque parece ser que negociarán su traslado a otros pisos con la nueva propiedad. Carmen y su marido, Guillermo, dicen haber visitado la Oficina de Rehabilitación del Casco Antiguo, la sede de Procasa y el recientemente inaugurado Servicio Integral de Atención Municipal al Inquilino (Siami). Pero ninguna de estas instituciones “nos ha ofrecido ayuda por el momento”.

Y es que como señala su abogada, Carmen Tejonero, la ley al respecto es “muy clara”. No obstante la letrada espera alcanzar un acuerdo con la promotora que evite la marcha de estos vecinos de una casa en la que llevan 22 años.

La sospecha de la venganza

Al margen de la impotencia, Carmen y Guillermo albergan también el sentimiento de la sospecha. En apenas unos días han tenido que digerir un incendio, de cuyos destrozos –afirman– nadie se ha hecho responsable, y un anuncio de desalojo. Entre ambos sucesos, cabe recordar las reclamaciones de esta familia, que llegó a amenazar con denunciar “por daños y perjuicios” al propietario y a Quorum si no reparaban los desperfectos ocasionados por el siniestro, entre los que figuraban ventanas y tuberías rotas y muebles calcinados. Por eso no dudan que la venta del piso sea una “venganza” por haber reivindicado “lo que nos corresponde”.
Guillermo se considera una “víctima” de un modo de proceder propio de “asustaviejas”. “No nos han dado ninguna opción”, agrega. Asegura además que no tiene recursos para comprar una casa y anuncia que, si no recibe ayudas, “no nos quedará más remedio que ir a la puerta del Ayuntamiento a reclamarla”.

Publicado por Alejandro Massia (Información Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse