cadizcentro.net

10/9/2006

OPINIÓN

Inicio > — josegalindo @ 7:36 pm :: 1643


Buenas noches,
y buena suerte

No había visto la película dirigida por George Clooney, Buenas noches, y buena suerte, a pesar de que se estrenó hace un año. El film, rodado en blanco y negro, escenifica el enfrentamiento entre el periodismo y el poder, concretamente entre un grupo de periodistas de la cadena de televisión CBS, encabezados por su director de informativos, Edward Murrow y el senador Joseph McCarthy, famoso por su caza de brujas contra ciudadanos de izquierdas en la década de los 50 del pasado siglo.

Analizando la historia, no han cambiado mucho las cosas después de cincuenta y tantos años. Los políticos siguen intentando utilizar a los periodistas para su promoción y les niegan el pan y la sal cuando les recriminan sus comportamientos, como hacía el prevaricador ex alcalde de El Puerto de Santa María, Hernán Díaz.

Ayer me enteré, a través de su blog, que un periodista había abandonado la dirección de informativos de la emisora municipal Onda Cádiz. Como no sé los motivos exactos (aunque los intuyo) para que Pepe Contreras haya dejado de pertenecer a la televisión pública municipal, no puedo opinar sobre el asunto, aunque sí tengo que reiterar mis críticas hacia esta emisora por la forma de manipular las noticias que ofrece a los ciudadanos de Cádiz y por la negativa del grupo municipal del Partido Popular a que entrara la oposición en su consejo de administración.

Un periodista no es más que un trabajador mal pagado (todos no son Iñaki ni Ana Rosa) sujeto a un contrato, y a veces ni eso, con una empresa que defiende sus propios intereses y que tiene que pagar una hipoteca e hijos que sacar adelante y estar las veinticuatro horas del día atento a lo que pasa para poder contárselo a sus lectores en los periódicos de papel o digitales, a sus radioyentes o televidentes. Y además, un periodista que cubre información política o local tiene que enfrentarse a esos seres sabihondos que le ocultan la verdad que a su vez oculta intereses, ésos que les llaman mucho cuando están en la oposición pero que se olvidan de sus números cuando llegan al poder.

En fin, me ha gustado esta película de George Clooney, que interpreta también al productor Fred Friendly. Lástima no haberla descubierto antes, pero pienso desquitarme saboreándola más veces. Todavía sigue habiendo gente como aquella y el día en que dejen de existir se habrá extinguido la profesión de periodista y los políticos de todo pelaje se frotarán las manos.

Buenas noches, y buena suerte.




RSS 2.0         Identificarse