cadizcentro.net

22/8/2006

Teófila Martínez era responsable de la licencia de Valdemar en El Puerto

Inicio > — josegalindo @ 9:34 pm :: 1588

La actual alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, tenía las competencias de Urbanismo en el Ayuntamiento portuense cuando se le concedió la licencia urbanística al proyecto de los edificios de la cuarta fase de Valdemar. La comisión de gobierno presidida por el alcalde socialista Juan Manuel Torres atendió por vía de urgencia el proyecto básico, una semana antes de las elecciones municipales de 1987, en sesión del 4 de junio. Dicha propuesta ha arrastrado al cabo de casi dos decenios una sentencia del Tribunal Supremo que considera tal licencia irregular, al haber perjudicado a los vecinos colindantes (de los bloques 8, 9 y 10), 72 familias en total, que adquirieron sus residencias cuando no se tenían contemplados los edificios aludidos.

El Ayuntamiento de El Puerto se verá obligado ahora a pagar una indemnización de algo más de 1 millón de euros a los afectados. La comisión de gobierno, en la que se encontraba Teófila Martínez como teniente alcalde de Urbanismo por el Partido Popular (socio de gobierno entonces del PSOE portuense), debatió el proyecto básico, dando la razón al promotor en vez de lo contemplado por los informes adversos del arquitecto municipal. José Manuel Díez Domecq era el arquitecto del proyecto básico de Valdemar, presentado por su hermano Gabriel, en representación de la empresa Promociones Valdelagrana S.A., radicada en la localidad de Jerez.

Díez Domecq defendía la legalidad de la propuesta, reconociendo que aunque excedía los 100 metros de fachada lineal, tal como limitaba el PERI donde se encontraba el complejo residencial, al trazarse en diagonal no alteraba al resto de promociones existentes. Este fue el argumento que convenció a la comisión de gobierno para que se diera licencia urbanística a la cuarta fase, pese a la objeción del técnico municipal.

Gabriel Díez Domecq presentó su proyecto para la ejecución de 172 viviendas, repartidas en bloques de diez pisos, como última fase del polígono, en el estratégico lugar de la esquina de la avenida de la Paz (principal acceso de Valdelagrana) y en primera línea del Paseo Marítimo. La promotora se comprometía a asumir todas las conexiones de infraestructuras y a las obras de urbanización del entorno de los bloques, como requisito fundamental para acceder a la licencia, aprobada al filo de las elecciones del 87 en la que revalidaron el pacto los socialistas con los populares, pero ya sin la presencia de Teófila Martínez en el gobierno local.

Tras la concesión de la licencia urbanística que daba visto bueno al proyecto de ejecución, la construcción se autorizaba por el nuevo gobierno en diciembre de 1987, siendo ya entonces teniente de alcalde de Urbanismo Indalecio Rábago, que sólo podía confirmar lo ya aprobado por sus antecesores. Los vecinos denunciantes, que reclamaban perjuicios amén de por las vistas al mar por la pérdida de plazas de aparcamiento y zonas verdes, presentaron una demanda judicial para paralizar la construcción, iniciada en 1988. El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía falló en favor de los demandantes en 1993, cuando las viviendas llevaban habitadas varios años, por lo que no fueron demolidas. En posteriores recursos el Ayuntamiento pedía la desestimación de indemnizaciones al no poder ser evaluados los perjuicios. El TSJA en enero de 2004 fijó los daños en 1.009.000 euros, asignando en septiembre la responsabilidad única en el Ayuntamiento, excluyendo a la empresa promotora. En octubre de 2005 los abogados municipales pidieron la anulación de la causa, solicitud que fue denegada con la confirmación de la multa, sin recurso posible, más otros 6.000 euros de multa por retrasar la responsabilidad del pago.

Los hermanos Díez Domecq, que presentaron este polémico proyecto de Valdemar, cuentan con una amplia trayectoria en el sector de la construcción que inició su padre, Diego Díez Gutiérrez, pionero contratista de promociones de pisos en Jerez y que fue propietario de la firma Cerámica San Rafael.

Publicado por Francisco Andrés Gallardo (Diario de Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse