cadizcentro.net

13/8/2006

CUENTOS PARA NO DORMIR

Inicio > — josegalindo @ 8:26 am :: 1567

Ana llegó, por error, a la casa equivocada y tuvo que bregar con los siete traviesos. Su misión no era otra que poner orden en el hogar azul y entenderse con sus vecinos rojos. Pero Ana tenía un secreto que tuvo que guardar para quedar bien con los suyos: no era de derechas. Y esto que podría parecer una nimiedad y que algunos lo llevan maravillosamente, incluso declarándose liberales, a ella le producía graves problemas de conciencia de clase. Tan era así que incluso llegó a pensar que algunos de sus correligionarios no deseaban contar con ella para que cuidara de los siete traviesos.

No obstante, ella se afanó en llevar el hogar azul hacia adelante, imponiéndose como disciplina morderse la lengua cuando algún vecino atribulado la provocaba inmisericordemente, tal y como ocurrió un día en el que uno de sus vecinos rojos la sacó de sus casillas y saltó como un resorte del sillón en donde estaba sentada para acusar como troloso al susodicho.

Ana ha ido aprendiendo con el tiempo que dedicarse en cuerpo y alma a los siete traviesos y a la casa azul la ha desgastado física y mentalmente. Aún así, piensa que ha merecido la pena, pues le queda la satisfacción de haber realizado una labor ingrata y poco recompensada. Sólo algunos de sus vecinos rojos reconocen su labor de hormiga bregando con los siete traviesos.

Se rumorea por los corredores de la casa azul que no van a contar con ella para la próxima temporada. No atiza a los contrarios con la contundencia que debiera y no ha sabido nadar y guardar la ropa, tal y como saben hacer tan bien algunos en esa casa. Parece que ahora corren aires de cambios. Nuevos looks entrarán en la casa azul, ya incluso se barajan nombres y apellidos. Una famosa hostelera aparece en las quinielas. Y es que los amigos de la casa azul promocionan mucho su hostelería. De todas formas, Ana piensa que la vida sigue y que hay más casas en donde bregar con los traviesos, aunque no sean siete.




RSS 2.0         Identificarse