cadizcentro.net

9/7/2006

OPINIÓN

Inicio > — josegalindo @ 9:44 am :: 1462


“Yo no te espero”

Con esta frase, se han movilizado miles de valencianos para denunciar el apoyo que las autoridades públicas han ofrecido al V Encuentro Mundial de las Familias celebrado este fin de semana en Valencia.

Y no les falta razón. ¿Por qué se ha de destinar dinero público para financiar a una iglesia que discrimina a quienes forman núcleos familiares diferentes a los que ellos preconizan?

Los organizadores de este encuentro con el Papa han sido el Partido Popular y el Opus Dei. Toma ya. Lo mejorcito de la carcundia nacional. A quienes paseaban bajo palio al dictador hay que pararles los pies, hay que decirles que basta ya de condenar a los homosexuales y hay que mandarlos a donde tienen que estar: en sus iglesias pregonando sus ideas. Si no tienen fieles a los que lanzar sus peroratas, que miren hacia dentro y reflexionen por qué un país que se dice mayoritariamente católico no va a las iglesias nada más que para ver su rico patrimonio escultórico y pictórico.

¿Quiénes se han creído que son para desafiar a un presidente de Gobierno elegido democráticamente por una gran mayoría de españoles?

La iglesia es una institución arcaica, fundamentalista, que no ha sabido renovarse, que cada vez cuenta con menos prestigio entre los ciudadanos. Quieren seguir teniendo los privilegios de antaño y no quieren renunciar a seguir decidiendo sobre la vida de los demás. Ya han hecho bastante daño a la humanidad, que se dediquen al menester para el que se supone están en este mundo: a salvar aquellas almas que voluntariamente quieran salvarse (si es que hay que salvar a alguien de algo). Quieren controlar la educación, la familia, rechazan a los homosexuales y a las familias monoparentales, pero ponen la mano (y la cruz en el impreso de Hacienda) para recibir el dinero público con el que financiar sus campañas o para pagar todo este fasto celebrado en Valencia.

Los purpurados se han unido a los gaviotos para recordarnos quién parte el bacalao en esa iglesia rancia que, a falta de púlpito, lanza a su mejor vocero a despotricar por las ondas de la Cope: “Pero no, nuestro Sumo Pontífice no se achanta ante los rojos, antes estos asesinos responsables del Gulag. Nuestro gran Benedicto XVI ya ha dejado las cosas claras, la religión a las escuelas, como siempre, los Leonardo Boff y compañía a su puta casa, porque no tienen cabida en la Iglesia, los maricones esos, al hospital, a ver si se curan. Y cuidado, Zetapé, cuidado cuando empiece a hablar de la persecución en España contra los católicos, cuidado con las quemas de Iglesias, que están al llegar, cuidado con los planes hidrológicos, porque hay mucha gente en este país que está dispuesta a defender lo que ya defendieron en el 34. Y todos ellos, estaremos con Ratzinger".

Leyendo esto, yo, al igual que muchos españoles, tampoco te he esperado, Benedicto.




RSS 2.0         Identificarse