cadizcentro.net

15/6/2006

Segundo desalojo de una finca situada junto a la obra de La Viña

Inicio > — josegalindo @ 5:52 pm :: 1395

A las siete y media de la mañana de ayer empezaba la jornada laboral en la inmensa obra de construcción de viviendas y un aparcamiento subterráneo en los números San Félix, 8, Pericón de Cádiz, 17 y Lubet 3, 5 y 7. Carmen, vecina del segundo del 19 de Pericón, escuchó poco después “como se abrían las grietas", y llamó a los bomberos. Un piso más abajo, la pequeña Marina, de cuatro años de edad y gran madrugadora, salía al pasillo, quizás para ver de dónde procedía un ruido que le había llamado la atención. Menos mal que Rosa, su hermana de 16 años, la mediana, le cogió a tiempo y jaló hacia detrás. Las placas de escayola, al caer, sólo alcanzaron a dar a Marina en la frente y en la espalda.

Marina está bien y ayer pasaba de brazos a brazos de sus vecinos, sin extrañar a nadie y preguntando que a dónde iban a ir. El médico del hospital universitario Puerta del Mar —la madre de la pequeña, Concepción, la llevó de inmediato a urgencias—, diagnosticó hematomas de carácter leve sin mayores consecuencias. Nada que no se cure. Más difícil será quitarle el susto a la madre.

Tanto la casa de Carmen como la de Concepción están en la parte del edificio que linda con la obra. Pero todos los vecinos, un total de seis familias, fueron desalojadas del inmueble. La casa había sido reformada hace unos cuatro años por Construcciones Rubiales (que sigue siendo propietaria) y estaba en buen estado, según dicen los inquilinos. Al menos, hasta estos carnavales. Los vecinos indican que desde entonces están planteando tanto a los responsables de la obra como al Ayuntamiento que han aparecido grietas en las paredes e incluso desniveles en los suelos. Por allí han pasado técnicos de la empresa responsable de la obra de al lado (San Miguel Promotora Andaluza S.L.) y técnicos municipales. El último de los peritos de la empresa que inspeccionó la finca fue el pasado jueves, y hubo una visita municipal el viernes, indica Concepción. En ambos casos, colocaron más testigos de escayola en las grietas abiertas (una de las vecinas tiene 18 de estos detectores de movimientos anómalos nada más que en el salón) y tranquilizaron a los vecinos.

Pero los habitantes del inmueble tenían la mosca detrás de la oreja. No les gusta la idea del subterráneo (de dos plantas) y, además, hace cerca de un mes hubo que desalojar otra casa, también colindante con la misma obra: el número 3 de Lubet. Al igual que en este caso, el desalojo se produjo cuando trabajaban en las zanjas para la colocación de las pantallas perimetrales cerca de los edificios afectados.

Ayer hubo que desalojar otra vez. Según el parte de la Policía Local, facilitado por el Ayuntamiento gaditano, el aviso se recibió a las ocho y diez minutos de la mañana, y cuando los agentes llegaron allí ya había acudido el arquitecto de la obra. La inspección realizada por el especialista de bomberos y el técnico de Urbanismo concluyó que había que precintar todas las viviendas y uno de los locales (el de la peña los Abanicos), mientras se permitió que el otro, una carnicería, continuara abierto.

La Policía, además de dejar constancia de heridas leves de la niña y de su visita al hospital, indica que una mujer de 93 años tuvo que ser evacuada ante la imposibilidad de que se moviera o caminase. Se llamó a una ambulancia del Servicio Andaluz de Salud para que la trasladaran, pero “sin que finalmente acuda", según indica el parte policial. Así las cosas, la mujer fue evacuada en un taxi del que se hizo responsable la empresa promotora.

San Miguel Promotora S.L. también se ha hecho cargo de los realojos de los vecinos, un total de once personas, en el hotel Regio II. Al igual que se hizo cargo del realojo de los vecinos de Lubet, 3. Y es que el portavoz de la empresa, Antonio Reiné, contesta con un sí rotundo a la pregunta de si han sido las obras las causantes de los desperfectos en las casas colindantes.

Sin embargo, indica también que la escayola que ha acabado por desprenderse no estaba bien sujeta al techo, sino a las paredes, por lo que al agrietarse éstas se ha venido abajo.

Reiné calcula que estos vecinos estarán durante unos 20 días desalojados de sus casas y tranquiliza la propiedad de las dos fincas afectadas (el propietario de Pericón de Cádiz estuvo esta mañana tomando fotos del estado de la finca): en cuanto terminen de ejecutarse las pantallas, la promotora arreglará “lo que le corresponda".

Los vecinos de Lubet, que fueron desalojados el día 18 de mayo, aún no han regresado a sus hogares, pero la empresa indica que ya podrían volver. Ellos ya han realizado los trabajos necesarios en la zona para estabilizar la finca y, explican que la Delegación Municipal de Urbanismo también autoriza ya el retorno de las siete familias, que sin embargo han preferido esperar.

Publicado por Ángeles M. Peiteado (Diario de Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse