cadizcentro.net

7/6/2006

La Junta ha encargado estudios históricos de cerca de 30 fincas

Inicio > — josegalindo @ 3:46 pm :: 1378

La Junta, a través de la Oficina de Rehabilitación, ha encargado estudios históricos de una treintena de fincas sobre la que está actuando o va a actuar.

La idea, según indicó el gerente de la Oficina, Juan Guerrero, es que quede constancia del estado de estos inmuebles antes de la intervención y conocer también, de mano de expertos en la materia, qué elementos merece la pena conservar de estos edificios.

Los hermanos Alonso de la Sierra, autores del estudio sobre el convento de Santa María, serán los responsables de realizar esta labor. La Junta ha proporcionado a los historiadores un listado de treinta fincas, de las que ellos han seleccionado las que revisten más interés, que será a las que se haga un estudio más profundo .

Se trata de fincas como el número 19 de la calle Isabel La Católica, el número 9, 11 y 13 de Barrocal (donde se acometerá una actuación conjunta de considerable tamaño, que abrirá un patio en la manzana que está situada justo enfrente de la Catedral gaditana), el número 6 de la calle Santa Elena, la Casa Lasquetty (una casa palacio barroca ya en obras) y el número 2 de la calle Amaya.

Esta última finca, más conocida como la Casa de la Inquisición, hace esquina con Plocia, y será rehabilitada en convenio con la propiedad del inmueble.

Los hermanos Alonso de la Sierra harán informes con los datos históricos, artísticos, analizarán el proceso de configuración formal y los elementos singulares, una información que ilustrarán con material gráfico. Asimismo, harán una propuesta de actuación destinada al arquitecto que se encargue de los trabajos.

También harán análisis, aunque no de tanto calado, en 24 fincas más de intramuros. La recomendación de los historiadores, según indica Guerrero, será tomada en consideración por los arquitectos, de forma que se intente conservar todo lo que revista interés, y siempre que sea factible. En caso de que no se pueda preservar algo, “al menos no se perderá la historia de la finca, habrá constancia de cómo era".

Algunas de estas fincas han sufrido multitud de variaciones a lo largo del tiempo. Sería, por ejemplo, el caso de Lasquetty, en la calle Santa María, que pasó de ser una casa palacio a compartimentarse en un buen número de infraviviendas que llegaron a invadir el patio principal y la casapuerta.

Publicado por Ángeles M. Peiteado (Diario de Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse