cadizcentro.net

5/4/2006

La Delegación de Urbanismo para una obra encargada por el propio Ayuntamiento

Inicio > — josegalindo @ 4:05 pm :: 1210

El pasado lunes, la Delegación Municipal de Urbanismo paralizaba una obra de instalación de cableado en la calle Arco de Garaicoechea. Y es que, después de haber decidido aplicar estrictamente la norma del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) del 95, que prohíbe el cableado en las fachadas, y de haber denegado incluso la licencia de primera ocupación para varias fincas rehabilitadas o reconstruidas porque los cables no habían desaparecido tras las obras, una empresa comenzó a preparar la instalación de cables nuevos por orden del propio Ayuntamiento.

Según indica el equipo de gobierno local, los cables los estaba colocando una contrata a la que se le adjudicaron los trabajos el pasado mes de enero, “antes de que saliera la orden que dictaminaba eludir los cableados en las fachadas".

De esta forma, el trabajo que estaba ejecutando la empresa “se ha ajustado a las condiciones estipuladas por el pliego adjudicado antes de que saliese esa norma". La consecuencia ha sido que, poco después de que se iniciaran los trabajos, a la una de la tarde del pasado lunes, Urbanismo ordenó su paralización. Así, hasta que no se vea la manera, desde el punto de vista técnico, de realizar esta labor sin que se vean los cables a lo largo de las fachadas de esta calle del casco antiguo gaditano, no se reanudarán.

Uno de los aspectos más curiosos de este caso es que ha ido a afectar a una de las fincas rehabilitadas por la Junta, la posada del Arco de Garaicoechea. La negativa de dar licencias de primera ocupación a inmuebles donde quedan cables afectó a cuatro edificios arreglados por la Oficina de Rehabilitación. Aunque el problema está en vías de solución, ahora la Junta se ha encontrado con que han colocado cables en una de sus fachadas.

El número 13 y 15 de la calle Arco de Garaicoechea se entregó antes de que el Ayuntamiento gaditano decidiera aplicar estrictamente la normativa del PGOU y, por lo tanto, cuenta con cableado a la altura de la segunda planta del inmueble.

El lunes, la empresa a la que se le han paralizado las obras trazó una línea azul sobre esta fachada e instaló las agarraderas donde tendrían que haber ido los cables que ya no se pondrán. Si se hubieran completado los trabajos, habría sido una contrata municipal la que habría colocado una segunda línea de cableado en una casa recién restaurada por una administración a la que se le negó poco antes licencias de ocupación para otras fincas por tener una línea.

La normativa de los cables, que el Ayuntamiento ha reconocido siempre como difícil de aplicar, esta siendo ahora exigida a los promotores. Curiosamente, cuando se daban licencias de obras mayores en intramuros siempre constaba entre las condiciones la eliminación del cableado, aunque después se dejara y no hubiera mayores problemas. Urbanismo decidió el pasado mes hacer cumplir tajantemente este condicionante, impidiendo que las casas con antiestéticos cables pudieran contratar luz o agua.

Publicado por Ángeles M. Peiteado (Diario de Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse