cadizcentro.net

1/4/2006

La familia Gallardo apela a la Audiencia para que declare el edil de Urbanismo, José Loaiza

Inicio > — josegalindo @ 7:42 am :: 1198

La familia de Manuel Gallardo Selma, el joven fallecido en el derrumbe de la antigua Academia de Artillería el viernes 16 de enero de 2004, ha presentado una apelación ante la Audiencia Provincial para que se cite a declarar al delegado municipal de Urbanismo, José Loaiza, en relación a este luctuoso suceso, después de que el juez instructor del conocido como caso del Campo de las Balas haya rechazado en dos ocasiones acceder a la pretensión de la acusación particular.

Los representantes legales de la familia Gallardo han reorientado todas las pesquisas hacia la actuación de la Delegación Municipal de Urbanismo en relación a la prevención de este siniestro después de la declaración del arquitecto municipal y responsable técnico de Patrimonio, Ernesto Martínez, de las que parecía desprenderse que toda la responsabilidad en la custodia de los edificios desocupados del Campo de las Bajas recaía sobre aquella otra delegación.

Cabe recordar que la acusación particular ya imputó un delito de homicidio grave al edil de Patrimonio y senador por Cádiz, José Blas Fernández, aunque el Tribunal Supremo, único competente para juzgar a personas aforadas, estimó que, por el momento, no existían razones para mantener esta imputación.
Posteriormente, la mirada se dirigió directamente hacia la alcaldesa, Teófila Martínez, para que prestara declaración y aclarara estos extremos, pero el juez instructor también lo consideró innecesario.

Seis meses

Para los letrados que representan a la principal víctima de estos trágicos sucesos, lo que resulta más llamativo es que llegaran a transcurrir seis meses entre la celebración de la comisión de Gobierno en la que se advertía del peligro que albergaba el recinto siniestrado hasta que se produjo el derrumbe, es decir, desde el 25 de julio de 2003 hasta el 16 de enero de 2004.

La acusación particular, que ha manifestado ya en más de una ocasión su cansancio por esta dilatada instrucción que parece no acabar nunca, considera esencial determinar la responsabilidad del Gobierno municipal.

El derrumbe de la antigua Escuela de Tiro mientras unos niños jugaban en su interior a la pelota dejó otras dos víctimas además de a Manuel Gallardo Selma, aunque en estos casos, afortunadamente, no de carácter mortal.
El equipo de Gobierno siempre se ha amparado en los informes que determinaban que el edificio que se vino abajo no se encontraba en ruinas cuando sobrevino el siniestro.

Publicado por José García (Información Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse