cadizcentro.net

1/4/2006

El malestar vecinal logra que esta semana se valle Guerra Jiménez

Inicio > — josegalindo @ 7:36 am :: 1197

El Ayuntamiento tiene cinco días para vallar la plaza Guerra Jiménez si quiere cumplir con su compromiso de acabar antes de Semana Santa con estos trabajos para así dar respuesta a las peticiones de comerciantes y vecinos de la zona.

Varios ciudadanos consultados por este medio sobre esta promesa del Gobierno municipal se muestran escépticos ya que afirman que es la cuarta o la quinta vez que dan incluso fecha para llevar a cabo el ansiado vallado de este espacio, público por poco tiempo, cercano al mercado central de abastos. De hecho, ya a finales del año pasado se publicaba la promesa del Ayuntamiento de vallar “en tan sólo unos días” la citada zona. Posteriormente, el Ayuntamiento habló de dejar pasar el Carnaval para abordar la cuestión.

Pero pasó incluso el Carnaval Chiquito y los numerosísimos indigentes seguían acampando a sus anchas en Guerra Jiménez. Hace unos meses, el Consistorio decidió quitar los bancos del lugar para evitar su uso como camastro pero no fue solución alguna. Los vagabundos echan sus cartones sobre el suelo o andan unos metros y se cobijan en el pasillo existente en la callejón de los puestos exteriores de la plaza, según afirman comerciantes de la zona que se ven obligados todos los días a servirles de despertadores humanos a la vez que de servicio de retirada de orines y demás excrementos.

“Llevamos muchos meses aguantando esta situación", comentó una comerciante del lugar. Pero fueron dos reyertas ocurridas el miércoles por la tarde, en la que participaron quince indigentes, las gotas que colmaron el vaso de la paciencia de los gaditanos que residen cerca de Guerra Jiménez o que tienen por allí instalados sus negocios.

Estos denuncian que situaciones como las vividas el miércoles son más que habituales e incluso llegan a afirmar que muchos ciudadanos rehuyen de pasar por allí al sentirse en peligro o tan sólo avergonzados por las imágenes que tan a menudo se viven. La propietaria de una cafetería comentó a este periódico que tiene una hija de cuatro años que a veces está en el local y que a menudo es testigo de lo que allí ocurre. “Lo mismo tenemos que aguantarles haciendo pipí en nuestras narices, con sus vergüenzas al aire, que vomitando o peleándose".

Y para colmo, vecinos de Guerra Jiménez afirman que son testigos a menudo de operaciones sanitarias de desinfección a causa de varios brotes de sarna cuyo origen, según fuentes municipales, está en los numerosos gatos que comparten los sueños de los menesterosos que dormitan en el solar del antiguo cine Terraza.

El vallado del lugar es una de las soluciones propuestas de forma más unánime, pero muchos ciudadanos exigen una mayor presencia de la Policía Local. A este respecto, fuentes del Ayuntamiento recuerdan que este cuerpo municipal tiene como fin principal el control del tráfico en la ciudad y que la supervisión del orden público es más tarea del Cuerpo Nacional de Policía. “La gente acude más al 092 cuando deberían marcar para eso el 091″.

Por su parte, la alcaldesa afirmó que no quiere que se repita la “experiencia amarga” del paseo de Canalejas en Guerra Jiménez, cuando hubo un “linchamiento” al entonces edil de Seguridad Ciudadana, Francisco Súnico.

Esta historia se remonta al primer mandato popular. El “linchamiento” del que habla la alcaldesa acabó con un informe del Defensor del Pueblo andaluz que reprobaba la actitud del gobierno municipal hacia los indigentes.

En el 97, el edil dio órdenes a la Policía Local para evitar la presencia de indigentes en varias zonas de intramuros, entre ellas Canalejas. “Tenemos que hacerles incómoda su estancia en esta ciudad: cacheos, identificaciones, no permitirles el abuso del mobiliario urbano, no tolerar la mendicidad, denuncias por dejar suciedad, denuncias judiciales por desobediencia", decía una de las órdenes escritas que trasladaba el jefe de Policía Local a los agentes por un deseo de Súnico que había sido expresado verbalmente.

Una serie de colectivos, entre ellos Derechos Humanos, rechazaron la actuación municipal, que llegó a ser objeto de análisis del Defensor, José Chamizo.

Publicado por A. M. Peiteado/J. Benítez (Diario de Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse